El exceso de producción de este año tira por los suelos los precios de la fruta riojana

Las cámaras de las cooperativas se llenan de fruta a la espera de comprador.
Las cámaras de las cooperativas se llenan de fruta a la espera de comprador. / María Félez

Las cooperativas acumulan grandes cantidades de producto sin poder sacarlo a un mercado sobresaturado

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

No siempre más es mejor. O al menos eso sucede en el campo en momentos puntuales. La sobreproducción en España de frutas de hueso (melocotón, nectarina, paraguayo, albaricoque...) está provocando que los precios de estas frutas de temporada estén por los suelos y que en casos como en la comunidad de Aragón, se estén, incluso, colapsando las cooperativas que ya no tienen capacidad para seguir almacenando fruta. En La Rioja el problema es exclusivo de precio. «Tenemos mucho género en las cámaras pero, de momento, no hay problemas de almacenamiento porque en esta comunidad no se cultivan cantidades exageradas como en Aragón o Lérida», comenta Salvador García, de la cooperativa El Raso de Calahorra.

Palés y palés llenos de fruta. La misma imagen podemos encontrar en la SAT 'Valle de Rincón', de Rincón de Soto, o en la cooperativa de Albelda. Allí, Lázaro Rubio explica que «está siendo peor que ningún año porque ya no hablamos de precios sino de que los mercados no quieren fruta de temporada porque no la venden», comenta. Ellos ya han tenido que hacer retiradas (enviar la fruta para la transformación a zumo) y seguirán haciéndolas la próxima semana. «Es fruta de temporada y puede estar en la cámara un tiempo pero después hay que decidir qué hacer con ella», comenta. De momento lo han hecho a través de la posibilidad abierta tras el veto ruso pero a partir de ahora lo harán a través de fondos operativos. «Llevamos cuatro días ofreciendo nectarina sin hablar de precios y ni con esas hay forma de venderlas», comenta.

Leer más

El problema de este año se explica por varios motivos. El primero es que el tiempo ha sido climatológicamente perfecto. «Todos los años hay alguna pedrada en un sitio o en otro y se regula la producción, pero este año todo el mundo ha sacado el máximo de su producción y hay que tener en cuenta que aquí en La Rioja somos los últimos en coger la fruta y para cuando lo hacemos tenemos el mercado saturado», explica.

También afecta el cambio de hábitos de consumo. «Nuestros padres comían mucha más fruta de la que comemos nosotros y nosotros más de la que comen nuestros hijos», indica. El mercado ya no demanda tantas cantidades como antaño pero el agricultor debe llevar el doble de hectáreas que antes para llegar a los mismos rendimientos».

Además, la exportación de fruta está prácticamente paralizada. «La Rioja nunca ha exportado pero sí lo hacían otras comunidades como Almería, Cataluña o Aragón y dejaban el mercado nacional más libre», justifican desde la cooperativa de Albelda.

Sólo se salva la pera 'conferencia'

Entre la fruta se salva la pera conferencia por un motivo concreto. «La pera aguanta en cámara durante casi diez meses y por eso podemos ir acoplando precios», comenta Eduardo Pérez Malo, presidente de la Denominación de Origen 'Pera de Rincón de Soto'. «La caída de precios está afectando sobre todo a la fruta de temporada que aguanta en cámara sólo unas semanas», comenta.

Estos días se están empezando a recoger las primeras peras de la nueva campaña y será a partir de este sábado cuando se generalice la recolección en toda la comunidad. En La Rioja este año se superarán por primera vez las 1.000 hectáreas de pera amparada.

Por último, entra en juego la meteorología. «El calor del verano ha hecho que muchas variedades tardías se adelanten y se han solapado unas con otras, lo que está saturando el mercado», explica Ignacio Jadraque, responsable de frutas de la UAGR.

Para él, la solución para esta temporada habría sido la recolección en verde. «Habría sido una posible solución pero a los mercados les interesa este colapso para mantener los precios bajos», señala.

«Está siendo peor que ningún año porque ya no hablamos de precio sino de que no quieren la fruta» Lázaro rubio | cooperativa de albelda

A largo plazo la solución puede pasar por centrarse en variedades más tardías. «Ya prácticamente no cogemos nada en julio porque el mercado está saturado y puede que de aquí a unos años la posible solución sea coger melocotón en el mes de octubre para salir a la venta en la época en la que el resto de las comunidades ya no tienen producto», comentan desde el campo riojano.

La realidad es que en La Rioja se recogen cada temporada entre uno y dos millones de kilos de fruta de hueso que cada vez tiene los precios más bajos. Incluso este año se está vendiendo por debajo de los precios de coste. «Un kilo de este tipo de fruta puede costar cultivarlo unos 30 céntimos y ahora el precio del mercado puede rondar los 22 céntimos por lo que se pierden 8 céntimos por kilo», comenta un agricultor.

Complicada situación que puede ir a más conforme vayan pasando las semanas.

Fotos

Vídeos