Estrasburgo paraliza 'in extremis' la expulsión del imam radical de Logroño

Alaa Mohamed Said, durante su estancia en la mezquita de Villegas. :: s. t./
Alaa Mohamed Said, durante su estancia en la mezquita de Villegas. :: s. t.

Alaa Mohamed Said solicita amparo al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y busca una salida pactada con destino a Turquía o Catar

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Alaa Mohamed Said -el imam radicado en Logroño, vinculado a una de las facciones radicales de los Hermanos Musulmanes y considerado por Interior como una amenaza para la seguridad nacional- esquivó, in extremis, su expulsión del país en la tarde del viernes. Fuentes del caso habían confirmado ese día su salida en el vuelo vespertino a El Cairo después de que su solicitud de asilo político hubiera sido denegada, pero, poco antes del despegue, su letrado interpuso una demanda de amparo ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo que evitó la deportación.

Según han informado a este periódico fuentes de Interior, Alaa Mohamed Said -que ya ha abandonado la huelga de hambre que inició tras su retención en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche (Madrid)- se encontraba en las instalaciones del aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez y, cuando estaba a punto de embarcar, se recibió la orden de paralizar la expulsión. El vuelo estaba previsto a las 15.45 horas del viernes si bien partió finalmente con casi 45 minutos de retraso y sin el imam en el pasaje.

Ese recurso -que se une tanto al tramitado ante la Justicia española como a la petición de asilo político en España- es la tercera vía a la que recurre el imam para evitar su deportación a su país natal, donde teme que pueda sufrir represalias al formar parte del equipo de proselitismo de la Cofradía de los Hermanos Musulmanes, catalogada en Egipto como organización terrorista.

Fuentes del caso apuntan que se abre ahora una ventana temporal de aproximadamente dos meses y medio hasta que el Tribunal de Estrasburgo adopte una resolución firme sobre el futuro (en España o en el extranjero) del imam radicado en Logroño. Esa cronología de futuro abre las puertas, además, para que Alaa Mohamed Said pueda regresar a la capital riojana -donde reside su mujer y sus cinco hijos- toda vez que el plazo máximo de estancia en el CIE (60 días) vence a mediados de junio.

De manera paralela, la defensa de Alaa Mohamed Said continúa sondeando la posibilidad -inicialmente rechazada- de llegar a un acuerdo con el Ministerio del Interior para lograr una salida pactada a un tercer país que, por un lado, permitiría cumplir la orden de expulsión y, por otro, evitaría la llegada del imam a Egipto. Dos son las opciones: Turquía (ajena al espacio Schengen, lo que impediría su reingreso a Europa) y Catar, en donde cuenta con buenos contactos y desde donde recibió parte de los fondos (1,5 millones) para fijar en Logroño la 'sucursal' del norte de España de los Hermanos Musulmanes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos