Una esperanza para la almeja del Ebro

Una esperanza para la almeja del Ebro
CHE

La CHE encuentra por primera vez un ejemplar de 'Margaritifera Auricularia' en el Ebro en La Rioja

EFELogroño

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha hallado el primer ejemplar vivo de "Margaritifera auricularia" en el curso del Ebro en La Rioja, en concreto a su paso por Agoncillo.

Según ha indicado el organismo de cuenca, este hallazgo es de gran relevancia dado que se trata del ejemplar hallado más al norte de la cuenca y constata que la especie es viable en el cauce principal del río, a pesar de encontrarse en peligro de extinción y sufrir la amenaza de las especies invasoras, como el mejillón cebra y la almeja asiática.

Este hallazgo se ha producido durante los trabajos de "Caracterización de las poblaciones de náyades en el curso medio del río Ebro".

Hasta 60 años

La 'Margaritifera auricularia' era en tiempos muy abundante en el cauce del Ebro. Tanto, que los fabricantes de cuchillos usaban sus conchas para vestir de nácar sus productos.

Pero eran otros tiempos. La contaminación y la competencia de especies invasoras como el mejillón tigre han reducido su población hasta el borde mismo de la desaparición. Tener una 'almeja de río' puede salir muy caro: hasta 40.000 euros de sanción puede suponer en Aragón ser sorprendido con entre 1 y 5 de estos rarísimos animales.

La auricularia, conocida también popularmente como 'margaritona', vive en el fondo de los ríos, y puede sobrevivir hasta 60 años y llegar a medir 30 centímetros

En 2014, en el marco de estos mismos estudios y trabajos que se desarrollaron también entre Navarra y Aragón, el organismo ya detectó la primera náyade de esta especie en Navarra.

El ejemplar hallado se localizó junto con varios individuos de las otras tres náyades autóctonas del Ebro, dentro de lo que se ha denominado como una población y, según la CHE; las buenas condiciones hídricas y sedimentológicas favorecieron el asentamiento de esta población.d

La "Margaritifera auricularia" está incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de "en peligro de extinción" y cuenta con una estrategia nacional de conservación y planes de recuperación en otras comunidades.

Sus poblaciones son ya de pocos individuos en la cuenca del Ebro, situados sobre todo en el Canal Imperial de Aragón y en el Canal de Tauste (en Aragón y Navarra), mientras que en el río Ebro los ejemplares localizados son muy escasos y de difícil seguimiento.

La CHE ha destacado que este mes de agosto continuarán sus prospecciones junto a la empresa Paleo y Más, incluso con la participación de buzos.

El trabajo, que se ha desarrollado en los veranos de los últimos cinco años financiado por la Confederación, se suma a los dos realizados en Aragón en 2012 y 2013, que ya complementaban estudios anteriores.

Esta labor continua se enmarca en la línea de colaboración del organismo de cuenca con las Comunidades Autónomas, administraciones que tienen la competencia en materia de conservación de la fauna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos