A la espera de la ansiada agua

A la espera de la ansiada agua

Los agricultores saben que perderán casi todo si no llueve en tres semanas | Muchos de ellos ya se han planteado no cultivar productos que estaban en auge, como la colza, por la falta de humedad

MARÍA FÉLEZCALAHORRA.

La mayoría no recuerda nada parecido desde 1995. Al verano secó le ha seguido un otoño si cabe más árido y las reservas acuíferas están bajo mínimo pero las de agua de la tierra ya no tienen ni gota. El cereal, que se siembra durante estos días, está empezando a ver los efectos de la falta constante de lluvias y los agricultores están más que preocupados por una situación que si persiste puede convertirse en un auténtico desastre para sus cultivos.

Los hermanos Ezquerro tienen cereal en La Rioja Baja. Desde el campo explican la situación. «La tierra no tiene humedad y la semilla necesita agua para germinar pero además la necesita para crecer y salir a la superficie», comentan. «Esta finca que se sembró hace algo más de quince días tenía que estar ya como un campo de fútbol y mira, sólo algunos brotes han salido a la superficie, otros ni han germinado y muchos se han quedado amarillos sin fuerza para romper la tierra, con esos ya no hay nada que hacer», detallan.

La situación empieza a ser alarmante porque ya no queda más margen de maniobra. «Si no llueve en unos días y lo hace de forma continuada podemos tener serios problemas en todos los cultivos de cereal de Rioja Baja», cuentan.

«La situación va a ser desastrosa si no empieza a llover de una vez en condiciones» Juan Carlos Ezquerro | Agricultor

«Algunos agricultores se han planteado no cultivar en determinadas zonas porque saben que todo lo que se invierta allí van a ser pérdidas», añaden. «Incluso hay gente que está planteándose no echar herbicidas de invierno porque suponen un coste más para una producción que va a ser desastrosa si la situación no cambia y empieza a llover ya en condiciones», resumen.

Jesús sembró ayer sus cultivos. «La tierra es polvo y la planta sin agua no tiene fuerza para tirar. Nosotros hemos sembrado un poco más tarde esperando que estos próximos días llueva algo, pero el que ha plantado hace 20 días lo va a tener muy complicado», asegura.

Pedro Escalona tiene cereal en Calahorra en zona de regadío y está regando para que éste pueda salir. «Había que tomar una decisión y viendo que si no se regaba no nacía y que parece que no quiere llover, hemos empezado a regar», explica.

Aunque los riegos en primavera son habituales en el cereal no lo son tanto en época otoñal aunque él recalca que «no es la primera vez que lo he tenido que hacer». Recuerda la sequía del 95. «Puede que esa fuese incluso más grave porque entonces tuvimos restricciones de agua del canal de Lodosa», comenta. Lo que tiene claro es que este año sus costes de producción van a aumentar. «Es que llevamos más de un mes que no ha caído ni gota además tampoco hay nieblas y eso hace que el campo esté totalmente seco», aclara.

Explica que son muchos los que han comprobado que las semillas que echaron a tierra hace unas semanas ni siquiera han germinado. «Eso aún tiene solución porque si llueve finalmente germinarán, pero las que ya han germinado y se han quedado acorchadas bajo tierra... Con esas ya no hay nada que hacer», remacha.

El problema de Pedro Escalona puede presentarse a lo largo de la próxima primavera. «La portada de hoy de Diario LA RIOJA (por la de ayer con la foto del embalse de Pajares) es muy preocupante, si no llueve en condiciones durante buena parte del invierno tendremos problemas para regar en primavera», asevera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos