El espárrago asoma

Recogida de espárragos. :: justo rodríguez/
Recogida de espárragos. :: justo rodríguez

El frío y las precipitaciones de los últimos meses han retrasado la campaña, que arranca con malas perspectivas de precios al haber stock de productoLa cosecha comienza este año un mes después de lo habitual

P. HIDALGO LOGROÑO.

El espárrago riojano se ha hecho de rogar este año y ha comenzado a despuntar casi un mes después de lo que suele resultar habitual. Acostumbra a salir para San José, el 19 de marzo.

En Rioja Baja llevan un par de semanas recogiéndolo, gracias a que las bajas temperaturas y la lluvia han concedido una tregua y le han dado margen para que aflore.

LOS DATOS

2,70
euros/kilo es el precio que alcanzó el espárrago en origen en la última semana, según la Hoja de Precios.
6,78
euros/kilo de espárrago es lo que pagó el consumidor en la última semana, según la Hoja de Precios.

«Como este año ha llovido bastante, en cuanto ha asomado el sol está saliendo cantidad», certifica el gerente de la Cooperativa El Raso de Calahorra, Salva García. Asegura que la calidad también es notable y que ésta no se resentirá, pese a los coletazos de frío y precipitaciones de este recién finalizado 'puente'. No obstante, no se atreve aún a cuantificar el volumen de producción que alcanzará la campaña en la zona. A la Cooperativa El Raso llega producto de Calahorra, Alcanadre y de los municipios navarros de Andosilla y San Adrián.

Lo que no parece que rebrote en la misma medida que el producto son los precios. «Las perspectivas son malas», sostiene García, quien expone que «van a la baja porque hay mucho espárrago». «Las fábricas tienen existencias del año pasado y no lo quieren», señala.

Así el responsable de la Cooperativa El Raso de Calahorra indica que «los agricultores nos tendremos que buscar la vida, como hemos hecho siempre».

Devaluación

Según la Hoja de Precios que publica el Gobierno de La Rioja el kilo de espárrago en origen se situó en la última semana en 2,70 euros, cuando los primeros que se vendieron la temporada pasada alcanzaban los 3,25 euros el kilo. En cambio, el consumidor los paga en estos momentos a 6,78 euros el kilo, lo que supone una variación del 151%.

García apunta que a la devaluación del producto ha contribuido a su vez el que «en los dos últimos años se plantó bastante porque resultaba rentable». «Así que ahora a ver qué pasa», completa.

Asevera que «las fábricas aún no nos dan ni precio».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos