La equiparación salarial y medios, una vieja reivindicación muy actual

El colectivo de guardias civiles denuncia la situación de los vehículos, viejos y con mucho kilometraje, y la falta de chalecos unipersonales

M. C. LOGROÑO.

La Guardia Civil es una de las instituciones más enraizadas en este país, especialmente en el ámbito rural, dado su cariz de presencia en toda la geografía más allá de las urbes. Puesta en marcha en el año 1844, con una idiosincrasia militar, sin un reconocimiento de la actividad sindical como tal, hoy se debate, tal como transmite su asociación profesional mayoritaria, la AUGC, por la modernización, reorganización, y sobre todo por dotarse de más y mejores medios.

En este sentido, un aspecto clave es la demanda de equiparación salarial -aspecto éste que atañe tanto a la Guardia Civil como a la Policía Nacional- con otros cuerpos autonómicos como los Mossos. Una reivindicación que ayer, precisamente, se hacía notoria en la manifestación de Barcelona, convocada por el colectivo JUSAPOL que aglutina a guardias y policías. En plenas negociaciones con el Ministerio que lidera Juan Ignacio Zoido, ésta se presenta como una causa que continuará en las próximas fechas, ya que hay anunciadas movilizaciones cada día en una provincia.

Pero más allá de esta cuestión hay otras como la puesta en marcha de un Catálogo de Puestos de Trabajo para la Guardia Civil que, según un comunicado de la AUGC, «ponga fin a unidades fantasma, comisiones de servicios opacas, y una definición de las tareas a desarrollar en cada unidad, aportando transparencia a la hora de petición de vacantes».

Además, en el día a día, son varias las peticiones que están vigentes. «Es necesario renovar el parque móvil. Son buenos vehículos, pero hay pocos, están viejos y llevan muchos kilómetros, es preciso adquirir nuevos; es vital contar con buenos medios en este sentido», recalcan desde la AUGC.

Otro de los puntos que levanta de forma constante la voz de los efectivos de la Guardia Civil tiene que ver con los chalecos protectores que utilizan en sus operaciones. «Por una parte, no tenemos chalecos unipersonales. Es decir, puede que haya un número total de chalecos ajustado al número de personal, pero no están adaptados a cada caso. Por eso, podemos encontrarnos con chalecos que nos estén pequeños o grandes. Deberíamos de tener cada uno el suyo, en consonancia con su fisionomía», explican desde la asociación de profesionales que en La Rioja cuenta con más de 500 asociados. A eso se une, que son «chalecos poco funcionales, pesados, antiguos, que no permiten conducir con ellos puestos...».

Sin chalecos de mujer

Sin embargo, no es la única solicitud que hacen en este plano. Y es que, en España, en la Guardia Civil, «no hay chalecos para mujeres, que tengan en cuenta sus características físicas; por tanto, si es que consiguen llevar uno de su talla, este no se ajusta al cuerpo como sería recomendable para cumplir mejor con la funcionalidad y seguridad», destacan desde la AUGC. En el caso de la comunidad riojana, se estima que los efectivos de la Guardia Civil que son mujeres ronda el centenar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos