El entramado de empresas y entes públicos de La Rioja recorta su deuda el 70% en cinco años

Esquiadores en el primer fin de semana de temporada en enero pasado en Valdezcaray. :: jonathan herreros
Esquiadores en el primer fin de semana de temporada en enero pasado en Valdezcaray. :: jonathan herreros

El endeudamiento ha caído, pero La Rioja Turismo, el IRVI y Valdezcaray siguen siendo deficitarias, con más de 4,4 millones de pérdidas en las cuentas del 2016

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

En el 2012 el Gobierno de Rajoy aprobó un plan de reestructuración y racionalización del sector público empresarial. El objetivo era adelgazar un excesivamente hinchado entramado empresarial en manos de las administraciones públicas que no paraba de sumar deuda. En plena crisis era necesario recortar y las comunidades debían ponerse manos a la obra y hacer un inventario para poner a dieta a sus sociedades, fundaciones, empresas y organismos autónomos. La Rioja para entonces ya había empezado a hacer los deberes prescindiendo de seis entes públicos: ADER Infraestructuras, Servicio Riojano de Salud, Instituto Riojano de la Juventud, Agencia del Conocimiento y la Tecnología, Eccysa y el Consejo Económico y Social (CES).

Han pasado cinco años desde que se puso en marcha el Plan de Racionalización y la deuda acumulada de todas las empresas se ha contraído más del 70%, pasando de los más de 50 millones que sumaban entre todas a los poco más de 15 millones de euros actuales.

En el caso concreto de las empresas públicas de la comunidad, Valdezcaray, La Rioja Turismo y el IRVI el endeudamiento de las dos primeras se ha reducido por completo y a 31 de diciembre del 2016 era cero. El Instituto Riojano de Vivienda SA, sin embargo, mantiene una deuda a largo plazo de 3,5 millones, el 31% menos que en el 2012 (5,2 millones).

Pero a pesar del liviano entramado empresarial público, lo cierto es que el resultado anual acumulado de las tres en el 2016 volvió a ser negativo (-4,4 millones de euros), lo que implica que siguen siendo sociedades deficitarias; de hecho, nunca han arrojado beneficios, al menos medidos en términos de cuenta de explotación. No obstante, para el consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, no hay que perder de vista que un organismo público, por esencia, normalmente va a ser deficitario, porque se dedica o bien a prestar servicios públicos o bien a realizar una actividad económica que tiene consecuencias muy favorables en el entorno que la está prestando, como el IRVI, la ADER y Valdezcaray. «Prestar estos servicios tiene una serie de costes -apunta- y siempre van a tener un déficit en la cuenta de explotación. Sin embargo, en todos los casos hay una rentabilidad social». En Valdezcaray, por ejemplo, es cierto que hay pérdidas, pero su existencia genera «una serie de recursos económicos, crea empleo y fija la población en el entorno de Ezcaray y Santo Domingo, lo que tiene una rentabilidad mucho mayor que el déficit de explotación».

En el caso de los organismos autónomos y asimilados de La Rioja, la situación es muy similar. La deuda total en los cinco años que han pasado desde que se activó el Plan de Racionalización se ha reducido más del 70%. De hecho, ya no existe tal en las fundaciones San Millán, Hospital Calahorra, Privada Tribunal Laboral de Conciliación y el CEIS, y la mantienen, aunque bastante mermada, la Universidad de La Rioja (UR), el Consejo de la Juventud, Rioja Salud, Rioja Deporte, Consorcio de Aguas y Residuos y la ADER.

En el caso de estos organismos, Domínguez destaca la buena marcha de la Fundación Rioja Salud y Hospital de Calahorra, aunque aquí el Gobierno de La Rioja, para garantizar su sostenibilidad financiera, ha incrementado su aportación económica, «de ahí que tienen más dinero y han necesitado endeudarse menos», explica. Pero, además, como la deuda de La Rioja, según la calificación crediticia de Fitch, tiene una de las mejores 'notas' de España -lo que permite financiar a tipos de interés muy bajos, incluso al 0%, mejor que acudiendo al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)- el Ejecutivo ha asumido parte de su deuda, de forma que las libera y logra un ahorro importante en costes financieros, que se ha invertido en la prestación de estos servicios públicos.

Fotos

Vídeos