Las entidades alertan de los problemas en menores por apuestas

Las máquinas tragaperras son la principal causa de adicción pero cada vez crecen más las apuestas deportivas

M. CASADO LOGROÑO.

Cuando se analiza el sector del juego de azar en conjunto también conviene mirar al resto de aspectos que van relacionados, como la adicción que puede llegar a provocar. La ludopatía no es una cuestión novedosa, pero sí que está cambiando mucho su causa y la sociedad se encuentra inmersa en un proceso de asimilar y tratar de prevenirla: hay nuevos juegos, como las apuestas deportivas en establecimientos y el juego online, no se limita a lugares controlados...

«La legalización de las apuestas deportivas en La Rioja ha cambiado el panorama de manera sustancial. Se han acercado mucho más los jóvenes, incluyendo en este apartado a aquellos que no tienen permitido, por edad, la práctica del juego de apuestas y que pueden hacerlo porque lo permiten los encargados de salones recreativos o bares donde están las máquinas de apuestas ya que no es obligatorio enseñar el DNI. El gasto en el resto de juegos ha descendido», explica Concha Santo Tomás, directora de ARJA (Asociación Riojana de Jugadores de Azar en Rehabilitación).

Las consecuencias de ello no se saben aún. «Todavía es pronto para comprender hasta qué punto en poco tiempo tendremos una avalancha de patologías de juego en algunos de estos menores que se inician ahora en las apuestas. En los datos de asistencia a ARJA no se ve reflejada esta situación, no acuden tantos jóvenes como los que apuestan», apunta. De hecho, en su memoria del 2017 las máquinas tragaperras se mantienen como la mayor causa de adicción, pero las apuestas deportivas ya están en segundo lugar, a solo ocho puntos porcentuales. «También hay que destacar el juego online, muy vinculado a jóvenes», recalca Santo Tomás, quien recuerda las consecuencias de la ludopatía: «desestabilización personal, laboral, económica y familiar».

Pero, ¿por qué ocurre en la era de la información? «La publicidad engañosa de que todo el mundo gana y si no eres millonario es porque no apuestas está haciendo mucho daño; cuesta entender que con apuestas tan pequeñas (hablamos de 20 céntimos) se pueda llegar a un problema tan grave; es algo tan habitual que en casa no se le da la importancia que tiene...», apunta.

Control en bares y salones

Por todo ello, la psicóloga y directora de ARJA demanda varias medidas: «Obligar a presentar el DNI para entrar en salones recreativos (solo se hace en bingos y casinos), eliminando así que el menor pueda jugar; en los bares, igual que con las máquinas de tabaco el dueño tiene un sistema de activación, poner lo mismo en las máquinas tragaperras y de apuestas para que no accedan los menores; incrementar las campañas informativas por sectores en las que se implique Sanidad, Educación y Hacienda; e intentar cambiar en nuestro lenguaje el término 'juego' por el de 'apuesto' para todas las modalidades».

«Desgraciadamente todavía no se acercan muchos a tratarse por el tema del juego», reconoce José Luis Rabadán, presidente de la Asociación Riojana para la Atención a personas con problemas de Drogas (ARAD). Y transmite su preocupación: «Todos los datos indican que los problemas en el sector del juego online y apuestas deportivas van a aumentar bastante en los próximos años», y destaca también la incidencia en menores y en un público que, de otra manera, no hubiera tenido adicciones (antaño el juego iba asociado al consumo de alcohol, hoy muchos solo juegan). «La legislación es clave, tiene que avanzar; aunque es difícil se tiene que regular todo ello, por ejemplo, la publicidad del juego», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos