Hoy empieza a trabajar para usted: los riojanos tienen que trabajar 177 jornadas para pagar sus impuestos

Un informe de Civismo constata que es necesario medio año de trabajo para sufragar las obligaciones fiscales, aunque los riojanos son los primeros que se liberan

Alberto Gil
ALBERTO GILLOGROÑO

El 27 de junio comenzó realmente a trabajar para usted y su familia durante este año. Las 177 jornadas de sueldo anteriores lo hizo para satisfacer el pago de impuestos, tanto estatales como autonómicos y locales. Aunque tampoco es cuestión de quejarse, puesto que los riojanos son los primeros en alcanzar el ‘Día de la liberalización fiscal’, únicamente después de los vecinos de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla que ven reducida su factura de IRPF a la mitad por la condición geográfica y estratégica.

Liberación fiscal

4.626 €
paga de media un jubilado español de impuestos, con lo que se ‘libera’ el 16 de mayo.
16.062 €
paga un trabajador de entre 45 y 64 años, con lo que no se libera hasta el 5 de julio. La media de todas las edades es el 28 de junio en España y el 27 en La Rioja.

Ésa es una de las conclusiones que pueden extraerse del informe que cada año publica el ‘Think Thank’ Civismo, un laboratorio de ideas impulsado en el año 2009 por el economista Julio Pomés. El denominado ‘Día de la liberalización fiscal’ llega este año a La Rioja la misma fecha que el ejercicio pasado, el 27 de junio, una jornada antes que la media española, que en este caso sí mejora, por su parte, un día respecto al 2016: «Se debe a modificaciones fiscales de comunidades autónomas como Castilla y León, Galicia o Murcia y también a que el año pasado fue bisiesto y, por tanto, hubo una jornada de sueldo más en el primer semestre», explica Javier Santacruz, economista asesor de Civismo y autor del estudio.

En cuanto a la Comunidad riojana, Santacruz destaca que ha habido importantes cambios fiscales tendentes hacia una mejor distribución de la renta, aunque no se ven reflejados en el momento de la liberalización fiscal: «Ha habido una rebaja real del IRPF en su tramo autonómico para las familias trabajadoras, las rentas con menos ingresos y también se han modificado los umbrales de renta, es decir, se han simplificado y ampliado, con lo que menos gente salta de tramo y paga menos que si hubiera subido de escala». «Ahora bien -continúa-, al mismo tiempo se ha incrementado el IRPF para los tramos más altos, lo que hace que la jornada de liberación fiscal se mantenga en la misma fecha pero con una nueva distribución».

La realidad es que La Rioja mantiene una situación privilegiada y lo hace por una contenida fiscalidad regional -el tramo del 50% del IRPF y otras bonificaciones en tributos cedidos-, pero también, en general, por una menor presión fiscal municipal. En este sentido, Madrid es la región con los impuestos autonómicos más bonificados, pero el IBI y otros municipales de la propia capital y otras poblaciones, hace que los madrileños vean postergada su ‘liberación fiscal’ al 29 de junio, es decir, dos días más tarde que en La Rioja.

Lo mismo sucede con el País Vasco, que tiene una tributación propia de IRPF más ventajosa y también sucedía así hasta hace dos años en Navarra, cuando elevó notablemente la presión fiscal sobre las rentas más altas y tampoco trasladó rebaja alguna a las más bajas: «A partir de 33.000 ó 35.000 euros», explica Javier Santacruz, «los navarros han soportado un fuerte incremento de la presión fiscal de entre 5 y 7 puntos en el IRPF». «De un régimen privilegiado -añade- ha pasado a uno de los más gravosos para el ciudadano».

El caso más extremo es el de Cataluña, con IRPF alto y, sobre todo, con numerosos impuestos indirectos que sólo supuestamente soportan las empresas: «Al final -explica Santacruz-, lo acaban pagando los ciudadanos como sucede también con el encarecimiento de las cotizaciones sociales, ya que en la mayoría de los casos se acaban convirtiendo en salarios más bajos».

Fotos

Vídeos