Educación teme que la sentencia de Adrián Tobías se generalice en casos futuros

«Si la totalidad de los padres ejercen a rajatabla esa particularización, se haría enormemente difícil la planificación general», advierte Alberto Galiana

LA RIOJA LOGROÑO.

El consejero de Educación del Gobierno de La Rioja informó de que su departamento está pendiente de la «recomendación» de los servicios jurídicos, que analizan la sentencia del niño Adrián Tobías por su «complejidad» y sus posibles repercusiones en la «planificación general» educativa.

Alberto Galiana, en una entrevista concedida a Europa Press, analiza la sentencia del TSJR en la que se reconoce el derecho de Adrián a estudiar en el centro elegido por sus padres (Escolapias) y entiende que Educación no ha cumplido el anterior fallo judicial, que le reconocía el derecho a estudiar en un centro ordinario.

Galiana explicaba que «la postura de la Consejería fue de cumplimiento estricto de la sentencia, que no determinaba en qué centro» debía estudiar el menor. Así lo reconoce el juez en su auto, que, sin embargo, afirma que «aunque se concluya que la Administración no ha tenido intención de eludir el cumplimiento de la sentencia», no se ha cumplido el fallo «al no haber tenido en cuenta la situación personal del alumno».

«La decisión tiene que estar sometida a lo que nos digan los servicios jurídicos», concluye

La misma, desde ahora, «se va a analizar» con el objetivo de hacer «lo posible para satisfacer» la petición de los padres «sin que eso vaya en perjuicio de la planificación general de los recursos educativos». Galiana se refiere a que «siempre hay que combinar la libertad de elección de centros con una racionalidad y una planificación educativa general». Y es que, tal y como puntualiza, «si la totalidad de los padres ejercen a rajatabla esa particularización, se haría enormemente difícil la planificación general, sobre todo en ámbitos tan delicados como la atención a la diversidad, que requieren unos recursos que no tienen todos los centros educativos».

El consejero aprovechaba para «hacer un llamamiento a la prudencia para analizar jurídicamente la sentencia, no sólo por el caso particular, sino por las consecuencias generales que puede tener». Galiana, que insiste en que «siempre se ha buscado el interés del menor», también quiere aclarar que, en septiembre, cuando se le asignó plaza «no había ninguna disponible en Escolapias», pero esto ha cambiado y ahora sí hay una plaza disponible.

Entonces, ¿va a estudiar Adrián en Escolapias como dicta la sentencia y como piden los padres? El consejero afirma que «la decisión tiene que estar sometida a lo que nos digan los servicios jurídicos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos