Educación expedienta a profesores que invitaron a sus alumnos aprobados a no ir a clase este junio

Un grupo de alumnos del IES Sagasta visita una exposición la semana pasada. :: /Miguel Herreros
Un grupo de alumnos del IES Sagasta visita una exposición la semana pasada. :: / Miguel Herreros

El director general del área educativa sostiene que los profesores han trasladado un mensaje «tibio» a los estudiantes aprobados sobre la obligatoriedad de acudir al centro escolar

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

La Consejería de Educación, a través del servicio de Inspección Educativa, ha abierto un expediente informativo a varios profesores de Educación Secundaria y Formación Profesional que, según argumenta el departamento que dirige Alberto Galiana, habrían instado a los alumnos con todas las materias superadas a no asistir a clase durante las dos últimas semanas lectivas del año.

Para esos estudiantes se había diseñado una programación de tipo lúdico y cultural paralela a la de quienes tenían materias pendientes. En muchos centros se ha limitado al visionado de películas y torneos deportivos.

Miguel Ángel Fernández, durante un debate en el programa Hoy por Hoy de Radio Rioja con Alicia Romero (UGT) y Eduardo Rojas (FAPA Rioja) en el que analizaban la atípica recta final del curso, confirmó los expedientes: «Conocemos casos de profesores que han dicho a sus alumnos que no acudan a clase y hemos abierto algún expediente por este motivo», explicaba el número dos de la Consejería sin concretar ni número de expedientes ni en qué centros imparten clases.

Desde el servicio de prensa del Gobierno de La Rioja rechazaron ampliar información al respecto asegurando que por parte de Educación «no hay voluntad de sancionar a nadie, máxime cuando estamos hablando del primer año de implantación» de este calendario.

Más

Durante el debate radiofónico, Fernández explicaba que estas semanas ha estado pendiente del problema del absentismo y que «Inspección Educativa ha acudido a todos los centros para ver qué estaba pasando. La Consejería no ha mirado para otro lado y está pendiente de lo que ocurre.

Ha habido casos, que se pueden contar con los dedos de la mano, de profesores que han dicho a sus alumnos que no acudan, pero también ha habido casos en los que el mensaje ha sido tibio, poco claro y en el que la pelota se ha dejado en la mano de los padres». Trasladar esa posibilidad a las familias, sostuvo, «ha producido un efecto contagio que, junto a la tibieza de algunos docentes ha provocado un problema de absentismo que, fundamentalmente, se ha producido en tercero y cuarto de ESO. En primero y segundo, según Inspección, la asistencia ha sido mayoritaria», completó Fernández.

Desde los sindicatos, que también dicen desconocer el número de expedientes abiertos, coinciden en que esta es la consecuencia de un final de curso que ha sido «un descontrol», apunta Gustavo Navas (ANPE Rioja). Así, sostiene que partiendo de la base de que el adelanto de la convocatoria de septiembre «no era una buena medida y ha sido todo un descontrol, lo que no puede hacerse es saltarse la normativa. Hay que cumplirla».

Alicia Romero (UGT) cree que expedientar a los docentes está fuera de lugar. «Me parece negativo. Entiendo que si algún profesor invitó a los alumnos a no asistir a clase se le dé un toque, pero un expediente... Es una exageración», valora recordando el difícil contexto de fin de curso en el que los docentes «han hecho lo que han podido» y que es algo que, con igual intensidad, «también ha sucedido en la concertada».

Y desde CCOO, Mikel Bujanda apuesta por redirigir el expediente. «A quien hay que expedientar es al consejero de Educación y al director general que han llevado el caos a las aulas» con una medida que «no refuerza la cultura del esfuerzo» y que fue impuesta sin consenso y sin consultar a la comunidad educativa. Además, el responsable de CCOO considera que «profesores y equipos directivos han actuado con responsabilidad cumpliendo sus obligaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos