El Ebro en Logroño, tras la crecida

Después de haber alcanzado su punto máximo, el caudal del Ebro comienza a descender