Dulce comienzo de año

LA RIOJA LOGROÑO.

El sábado concluyó la campaña remolachera para los productores riojanos en un año marcado por la sequía, que también ha afectado a este cultivo. En total, se han recibido 137.000 toneladas de remolacha tipo, con una riqueza de 16 grados de polarización y un rendimiento de 106 toneladas por hectárea.

Los índices han sido un poco inferiores a la pasada campaña debido principalmente a la escasez de agua, que ha reducido la cantidad hídrica en el 30%, y a la cercospora, enfermedad propia de la remolacha que también ha hecho mella en la calidad y la cantidad de la cosecha.

A pesar de ello, La Rioja sigue liderando la producción remolachera nacional ya que aunque todas las regiones han sufrido las mismas adversidades (sequía y cercospora), la remolacha riojana lo ha hecho en menor medida o estaba mejor preparada.

En La Rioja se han sembrado este año 1.305 hectáreas, concentradas en 33 municipios de La Rioja Alta. Este ha sido el último ejercicio de cuotas, tras la reforma de la OCM del azúcar, que les puso fin; se mantendrán por su parte los precios hasta 2020, gracias al acuerdo de la interprofesional, que representa al sector nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos