Mario Draghi es el presidente del Banco Central Europeo y Janet Yellen es la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos. El uno frente al otro. Dos bancos centrales, dos continentes, dos políticas económicas diferentes ante dos mismos objetivos: inflación y paro. Es curioso que teniendo las mismas metas desarrollen políticas económicas diferentes sólo por intercambiar su orden de preferencia. Para la Reserva Federal la prioridad es el paro seguido de la inflación y para el Banco Central Europeo lo primero es la inflación y después el paro.

Janet Yellen ha conseguido reducir el paro de EEUU al 4,4% frente al 9,1% de la Zona Euro. El tipo de interés de la Reserva Federal lo ha subido al 1% siendo el 0% del Banco Central Europeo; la inflación americana está al 1,9%, y la de la zona euro al 1,3%. Por lo visto parece que le salen mejor las cuentas a la americana que baja el paro, no sube la inflación y hasta paga intereses.

Los analistas económicos dicen que algo falla en la teoría económica porque según la curva de Phillips si hay poco desempleo tiende a subir la inflación. Lo cual parece lógico porque si hay mucha gente trabajando (y cobrando), hay más liquidez en los hogares, aumenta el consumo, suben los precios y por tanto la inflación.

Y viceversa, si hay mucho paro baja la inflación: poco trabajo, poco dinero, poco consumo y precios al suelo. Esto, según la teoría, es lo que debiera suceder en EEUU y a Janet Yellen no le ocurre; por tanto, en algún detalle se ha equivocado el señor Phillips. Como he dicho anteriormente ha bajado el paro y ha sujetado la inflación. Hay dos posibles explicaciones para avalar los hechos. La primera es que al subir los tipos ha enfriado la economía y detiene la inflación. La segunda explicación es que el trabajo creado es muy temporal y de baja remuneración y por tanto no hay tanta liquidez en los hogares como se piensa. Yo añado una tercera, sin negar las anteriores, y es que la crisis no se ha olvidado y la gente cada día es más prudente y a la hora de gastar no es tan impulsiva.

Para Mario Draghi el objetivo prioritario es mantener la inflación por debajo del 2%. Actualmente está en el 1,3% en la Zona Euro y en España, en el 1,8%. Y las medidas adoptadas, entre otras, es que el BCE presta a las entidades bancarias al 0% y penaliza sus liquidaciones estancas (dinero sobrante) con un interés negativo del 0,40% obligándoles así a poner dinero en circulación para que llegue a las manos de sus clientes. La inflación la tiene controlada, pero no así el paro, que como hemos visto antes es más del doble que el de EEUU. Por tanto yo creo que Mario Draghi podría hacer un favor a los ahorradores y subir un poco el tipo de interés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos