Las donaciones de sangre caen en La Rioja pero las reservas cuadruplican a las de julio del 2016

Un donante regala su sangre en el banco de La Rioja.
Un donante regala su sangre en el banco de La Rioja. / Sonia Tercero

El director del Banco de Sangre cree «óptima» la situación actual, aunque recuerda que son necesarios 30-40 donantes diarios para cubrir las necesidades

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Aunque a simple vista, con los datos en la mano, podría parecer contradictorio, lo cierto es que pese a que las donaciones de sangre en La Rioja volvieron a cerrar el 2016 con caída -en este caso concreto del 2,6%, o lo que es lo mismo 274 unidades terapéuticas menos-, las reservas alcanzaron entonces su mejor nivel de los últimos seis años. Además, a 31 de julio pasado las existencias cuadruplicaban las que se custodiaban en el Banco de Sangre justo un año antes.

La situación a día de hoy es «óptima», según sostiene el director de Banco de Sangre de La Rioja, Carlos Sola, sobre todo para los grupos Rh negativo que arrojan los mejores datos de la historia gracias a la campaña de marzo pasado 'Vive lo positivo de ser negativo' y que tenía como objetivo impulsar la donación de manera frecuente y periódica en las personas con Rh-.

Por grupos sanguíneos, las reservas del A+ se incrementaron el 745% respecto a los datos obtenidos a finales de diciembre del 2015. Las existencias de 0+ aumentaron el 329,11%, el 20% las de 0-, el 34,48% las de B+, el 333% las de B-, el 33% las de AB+ y el 50% las de AB-. Por contra, los componentes del grupo A- experimentaron un ligero descenso del 3,3%.

«No hacemos nada con que hoy haya 300 donaciones y no se produzcan más en una semana, deben ser escalonadas» CARLOS SOLA

En la práctica, la buena situación por la que atraviesa el Banco de Sangre de la región, a pesar del descenso de donaciones registradas, obedece a la caída del consumo porque las intervenciones quirúrgicas más agresivas están siendo sustituidas cada vez más por otras técnicas como laparoscopia.

Por tanto, si el consumo cae el 10%, como así ocurrió a diciembre del 2016, y las donaciones descienden el 2,6%, el saldo será positivo, lo que favorece tener un 'stock' mayor. En cualquier caso, de acuerdo con los datos aportados por Sola, también la tendencia de descenso de las donaciones se habría revertido este año. De hecho, si se compara el periodo de agosto del 2015 a julio del 2016 con el comprendido entre agosto del 2016 y julio del 2017 se registra un repunte del 3,12% y en lo que va de año del 4,2%. Sea como fuere «no nos tenemos que centrar en el número de donaciones, sino en el 'stock', en las reservas», subraya.

En este sentido, Sola llama a la prudencia, a no lanzar las campanas al vuelo, porque lo importante es que se done sangre de manera continuada. «No hacemos nada con que hoy haya 300 donaciones y no se produzcan más en una semana; las donaciones deben ser continuas», apunta. Y es que la sangre tiene fecha de caducidad. De los distintos componentes sanguíneos que se transfunden, las plaquetas caducan entre los 3 y los cinco días, los hematíes duran 42 días y el plasma, congelado, puede aguantar hasta 3 años. De ahí que, sobre todo en el caso de las plaquetas y de los hematíes, sean necesarias las donaciones escalonadas.

En concreto, las plaquetas tienen como destinatario a un grupo muy reducido de personas. Son pacientes oncológicos con tratamientos con quimioterapia, víctimas de accidentes que sangran mucho, enfermos con problemas de hígado o personas cuyo sistema inmune las destruye. «Se trata de un grupo muy limitado, pero si se juntan tres pacientes tienes un sobreconsumo que es muy difícil de ajustar», explica. A ello se suma que, por ejemplo, son necesarias cinco donaciones para obtener una unidad terapéutica de plaquetas.

'Tu verano da vida'

De cara al inicio del verano, el Gobierno de La Rioja puso en marcha la campaña 'Un poco de tu verano da mucha vida' para concienciar a la gente de que las necesidades de transfusión son continuas porque, aunque disminuyen las intervenciones programadas, por lo general, aumentan los accidentes. También continúan activas las campañas 'Vive lo positivo de ser negativo', dirigida a donantes con Rh negativo; y 'Ahora que puedo daré vida', dirigida a mujeres tras la menopausia.

A pesar de que el Banco de Sangre atraviesa uno de sus mejores momentos, no siempre ha sido así. De hecho, si se tienen en cuenta las donaciones, no han parado de descender en los últimos años. En el 2010, por ejemplo, se contabilizaron 11.719 donaciones en La Rioja, seis años después, hubo 10.030, es decir, 1.689 menos (-14,4%). 2011 y 2012 siguieron siendo buenos años, pero a partir del 2013 se empezó a producir una caída en el número de donaciones hasta cerrar el 2016 con las mencionadas 10.030.

En contraste, el mismo año concluyó con 1.113 donantes nuevos, lo que supuso un incremento del 11,07% con respecto al 2015, la mejor cifra desde el 2011.

Más

Fotos

Vídeos