«No hay discriminación directa, pero sí muchas no tan visibles»

«No hay discriminación directa, pero sí muchas no tan visibles»

Lara Manero Departamento de la Mujer de UGT

R.G.L.LOGROÑO

El diagnostico de Lara Manero, responsable del departamento de la Mujer de UGT, es rotundo: «El mercado laboral no es sino un espejo de lo que es la sociedad en la que pervive el rol machista».

A su juicio, «no hay discriminaciones directas, pero por desgracia sí muchas que no son tan visibles . Las mujeres tradicionalmente hemos ocupado sectores como el de Servicios y, como hay una mayor presencia femenina, los sueldos son inferiores a otros más masculinizados. A trabajos de igual dador, igual remuneración, pero esto no ocurre. Por ejemplo, en un convenio de construcción o en uno de residencia de ancianos, la misma categoría está más infravalorada en el segundo. Por ahí viene una de las causas de la brecha, pero son muchas más», resume.

También resalta que «la reducción de jornada y las excedencias por cuidado de hijos y familiares son también mayoritariamente femeninas, lo que repercute en su sueldo y le obliga a veces a abandonar el mercado laboral, lo que abre aún más la brecha y, sobre todo, denota una ausencia de corresponsabilidad, de conciliación». Y remacha: «Todo lo anterior repercute en su posible promoción profesional y mantiene ese techo de cristal que impide a las mujeres acceder a los puestos de mayor responsabilidad que son, además, los mejor remunerados».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos