Dieciséis empresas catalanas trasladaron su domicilio a La Rioja el pasado año

Bodegas Bilbaínas en Haro, donde Codorníu trajo el año pasado su sede social. :/S.M.
Bodegas Bilbaínas en Haro, donde Codorníu trajo el año pasado su sede social. : / S.M.

La comunidad consiguió la inscripción de 56 sociedades de otras autonomías, aunque también tuvo 30 fugas

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

El 'procés' catalán dejó una insólita estadística de movimiento de empresas en el territorio nacional con la marcha de 2.536 de Cataluña el año pasado, según los datos del Colegio de Registradores de España. Un auténtico reguero de empresas catalanas abandonaron su lugar de origen hacia otras comunidades autónomas y, en el caso de La Rioja, dieciséis sociedades recalaron aquí, con el caso más sonado y ya conocido de Codorníu. La herida del 'procés' no acaba ahí, ya que los propios registradores advierten de que hay varios cambios de domicilio social solicitados que estaban en trámite para el 31 de diciembre, con lo que elevan a 3.208 el número de empresas catalanas que pusieron en marcha la burocracia para abandonar la región.

En la Comunidad riojana, el año fue positivo en términos generales respecto al movimiento de sociedades, ya que se recibieron 56 empresas, mientras que las fugas se limitaron a 30. Además de Cataluña, los principales orígenes de las sociedades que optaron por el domicilio riojano son madrileñas (14), vascas (11)y navarras (5).

En cuanto a las fugas continúan siendo los territorios forales, también limítrofes, los principales receptores de empresas riojanas , con once casos en el País Vasco y cinco en Navarra, mientras que también cuatro empresas riojanas se inscribieron en Madrid y otras tantas en Cataluña.

«Tenemos un crecimiento sostenido y suelo industrial disponible y equipado» Leonor González Menorc |Consejera de Desarrollo Económico

«Debemos trabajar por atraer empresas ante las situaciones de Cataluña, Navarra o el País Vasco» Jaime García-Calzada | Presidente de la FER

La consejera de Desarrollo Económico, Leonor González Menorca, hace una lectura positiva de la estadística, a la que añade también los datos de creación de empresas, que en el último trimestre del año se incrementó casi en un 24% respecto al mismo periodo del 2016, mientras que las disoluciones se redujeron por encima del 11%: «Estamos viendo un mayor incremento de la inversión desde la Ader, especialmente en el último trimestre del año y, respecto a la llegada de empresas, lo que hemos contrastado con las sociedades que vienen es que lo más valoran de la región es el clima social y la baja conflictividad, porque para las empresas es muy importante la seguridad jurídica y la tranquilidad». González Menorca señala que «tenemos un crecimiento económico sostenido y también suelo industrial disponible y equipado, por lo que estamos en una buena tendencia».

En similares términos se expresa Jaime García-Calzada, presidente de la FER, que argumenta que «la situación política de Cataluña ha favorecido a nuestra región, que cuenta con activos muy importantes para atraer inversiones, como es la estabilidad política y la envidiable paz social». «Debemos trabajar para intentar atraer empresas -continúa- porque es el momento adecuado ante situaciones actuales como la de Cataluña o la de regiones más cercanas como Navarra, con mayor presión fiscal, una situación política compleja y una situación laboral muy complicada para las empresas, o del País Vasco, que cuenta con una situación laboral convulsa, complicada e inestable que dificulta la actividad de cualquier actividad empresarial».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos