Detenido un logroñés con un arsenal de armas de fogueo que alteraba para usar munición real

Exposición de las armas, munición y resto de material incautado al detenido. A la derecha, detalle de algunas de las pistolas. :: Guardia Civil/
Exposición de las armas, munición y resto de material incautado al detenido. A la derecha, detalle de algunas de las pistolas. :: Guardia Civil

La Guardia Civil trata de averiguar el paradero de algunas pistolas que el arrestado, de 52 años, habría logrado ya vender en el mercado negro

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA LOGROÑO.

Seis meses de trabajo de la Guardia Civil de Navarra y La Rioja han permitido frustrar la venta en el mercado negro de 22 armas de fogueo «con capacidad letal» tras ser alteradas para disparar munición real. El arsenal estaba en poder del responsable de la manipulación, un vecino logroñés de 52 años detenido en su piso de la capital riojana.

Durante el dispositivo, en el que también fue registrado un taller ubicado en Albelda de Iregua, los agentes se incautaron, entre otros utensilios, de 19 armas cortas -pistolas y revólveres-, tres carabinas, 1.016 cartuchos detonadores y 3.168 rodamientos metálicos de varios calibres para adaptar la munición a las armas, según detalló ayer la Guardia Civil.

EL MATERIAL INCAUTADO EN LA OPERACIÓN 'SANDOR'

u22 armas
19 cortas (pistolas y revólveres) y 3 carabinas.
uMunición
1.016 cartuchos de munición detonadora y otros transformados y diez cargadores'.
uOtro material
3.168 rodamientos metálicos de varios calibres, piezas de repuesto de armas de fuego, 7 barras macizas de acero inoxidable, herramientas para la transformación de las armas y la munición y unos grilletes.
uDocumentación
Varios equipos informáticos y abundantes documentos para su análisis.

La operación, bautizada 'Sandor', se inició en agosto del 2017 fruto, según ha podido saber Diario LA RIOJA, de una investigación paralela desarrollada por la Guardia Civil de Navarra que desembocó en la detección de varias transacciones de armas realizadas por un vecino de Logroño, quien fue sometido a partir de entonces a un exhaustivo control. El dispositivo permitió averiguar que este individuo habría adquirido más de una veintena de armas detonadoras en diversas armerías españolas, mercado que cambió por el de la República Checa tras la entrada en vigor, en noviembre del pasado año, de la reforma normativa que endureció la adquisición y tenencia de este tipo de armamento de fogueo. En concreto, las autoridades policiales checas confirmaron la compra de al menos tres armas detonadoras y munición.

Operación todavía abierta

A la vez, las indagaciones de la Guardia Civil descubrieron que el sospechoso había adquirido, además de varios tubos macizos de acero inoxidable de diversos calibres y maquinaría específica para la transformación de las armas, miles de piezas de rodamientos de acero de diferente calibre, necesarias para convertir la munición detonadora en proyectiles con capacidad lesiva que pudiesen ser soportados por el armamento. «Las armas detonadoras transformadas para hacer fuego real tienen la misma capacidad letal y características que un arma de fuego original», advierten los expertos de la Guardia Civil.

Con todos los indicios recopilados, se puso en marcha el operativo de detención, desarrollado hace casi un mes, con la entrada de los efectivos del Grupo de Acción Rápida (GAR) en el domicilio del sospechoso y en el taller de Albelda, registros que dieron como fruto la incautación del material citado y de abundante documentación y equipos informáticos.

De la importancia de la operación da una idea el número de servicios implicados en la misma: los grupos de Información de Navarra y La Rioja, la Jefatura de Información de la Guardia Civil, EUROPOL, el Grupo de Acción Rápida (GAR) y las unidades de intervenciones de armas de la Guardia Civil de Navarra y La Rioja.

El éxito del operativo ha permitido, según desveló la Guardia Civil, impedir que «el elevado número de armas y municiones incautadas llegaran al mercado negro, evitando que pudieran haber sido usadas en la comisión de delitos violentos», como los acaecidos en julio del 2016 en Münich (Alemania), cuando un individuo de origen iraní que había adquirido un arma manipulada en la Darknet (Red Oscura) mató a tiros a 9 personas en un centro comercial.

Sin embargo, según ha podido saber Diario LA RIOJA de fuentes de la investigación, la operación continúa abierta ya que se sospecha que el detenido habría realizado ya algunas ventas debido a que en los registros practicados no aparecieron diversas armas sobre las que existía constancia que habían sido adquiridas por el detenido y sí otras cuya compra no había sido detectada. Por ello, la Guardia Civil trabaja ya en tratar de averiguar el paradero de dicho armamento y de sus posibles compradores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos