Detenido en Haro un atracador que robó en Pradejón junto a otro que se suicidó en Asturias

Agentes de la Guardia Civil entran en la sucursal de Cangas de Onís en la que se atrincheró y suicidó uno de los ladrones que actuaron en Pradejón. /  EFE
Agentes de la Guardia Civil entran en la sucursal de Cangas de Onís en la que se atrincheró y suicidó uno de los ladrones que actuaron en Pradejón. / EFE

Los ladrones se llevaron más de 113.000 euros de La Rioja Baja medio año antes de que uno de ellos se quitara la vida tras atrincherarse en un banco de Cangas de Onís

LUIS J. RUIZ LOGROÑO.

Cuando Juan Carlos Sahagún Gobantes, vecino de Miranda de Ebro y de 59 años, accedió el 23 de marzo del 2017 a la sucursal de Caja Rural de Navarra de Pradejón no sabía que ese sería uno de sus últimos golpes. Meses después, el 31 de octubre, diseñó el que, aseguraron entonces los medios de comunicación asturianos, sería el atraco de su jubilación. Pero las cosas se torcieron. Su compinche, también mirandés, se entregó pero él se atrincheró en la sucursal de Liberbank de Cangas de Onís (Asturias) con tres rehenes tras un intenso tiroteo en el que hirió en un brazo a un agente de la Guardia Civil. No quería volver a la cárcel, le dijo al negociador. «Antes me pego un tiro», aseguró. Tras tres horas atrincherado, liberó a sus rehenes, cogió un arma y se pegó un tiro en la cabeza.

Pero J.O.L. -ahora detenido- no le acompañó hasta Asturias. J.O.L., de 57 años y vecino de Navarra, fue su compañero de faena en el atraco de Pradejón. Fue un robo jugoso. Los dos llegaron a primera hora de la mañana hasta la sucursal de Caja Rural de Navarra (en la confluencia de las calles de la Fuente y Carretera) de la localidad riojabajeña. Iban armados y disfrazados con pelucas y bigotes postizos para no ser identificados. Uno de ellos llevaba un casco de obra; el segundo entró a cara descubierta y salió cubierto con una gorra.

Una vez en el interior de la sucursal, sacaron las armas que portaban, amenazaron y encañonaron a una empleada de la entidad y a varios clientes y consiguieron meter en la gran bolsa de deporte que llevaban 113.675 euros. Con relativa calma regresaron a las calles de Pradejón y huyeron en un vehículo. Casi un año después, agentes del equipo de delitos contra el patrimonio de la Guardia Civil de La Rioja han dado por cerrada la investigación de la denominada Operación Fungi con la detención del segundo de los atracadores.

Han sido once meses de intensas pesquisas hasta identificar a los dos autores. En ese proceso, ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa, los agentes han analizado los perfiles de 47 personas que encajaban con los de los dos atracadores y de 25 vehículos de similares características al empleado en la fuga.

Veteranos y violentos

Esa labor investigadora permitió «poner nombre y apellidos a los autores del atraco», explica la Guardia Civil. «Son dos varones con un extenso historial delictivo por hechos contra el patrimonio» que, además, no dudan en emplear la violencia o el uso de armas de fuego para completar los asaltos a entidades bancarias que han cometido en diferentes puntos del territorio nacional.

El 31 de octubre del 2011 los investigadores tienen noticias de uno de ellos: Juan Carlos Sahagún Gobantes se ha suicidado en el interior de la sucursal bancaria de Liberbank de Cangas de Onís tras un atraco frustrado. Así, centran todo el dispositivo entorno a J.O.L. y le siguen el rastro por diferentes municipios de Madrid, Navarra y Burgos hasta que la semana pasada es localizado en las calles de Haro. Los agentes, «de manera sorpresiva para evitar cualquier tipo de acción violenta», le detienen como presunto autor de un delito de robo con violencia e intimidación.

Tras ser trasladado a las dependencias del equipo de delitos contra el patrimonio y tomarle declaración, J.O.L. fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Logroño, que ordenó su ingreso en el centro penitenciario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos