Detenido un fugitivo logroñés reclamado por Interpol por tráfico de animales

El detenido, acompañado por un agente de la Guardia Civil. Arriba, ejemplar de 'gallito'. :: g.c./
El detenido, acompañado por un agente de la Guardia Civil. Arriba, ejemplar de 'gallito'. :: g.c.

El individuo, junto a otro español, intentó sacar de Perú en el 2016 diez aves protegidas pero fue interceptado por la Policía

LA RIOJA LOGROÑO.

La Guardia Civil ha detenido a un logroñés, de 54 años, que está reclamado por las autoridades de Perú, a través de Interpol, por un delito de tráfico de animales.

Efectivos de la Guardia Civil en La Rioja han comunicado la detención de un varón de 54 años, natural y vecino de Logroño, que se encontraba reclamado internacionalmente por la Oficina Central Nacional (OCN) de Interpol en España para su extradición. Presuntamente esta persona había huido de Perú tras haber cometido un delito de tráfico ilegal de especies de flora y fauna silvestre.

Su detención se llevó a cabo a finales de la pasada semana en el marco de un operativo establecido por agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y de la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil en La Rioja, después de que se detectara su presencia en la capital.

Entre las maletas se encontraron diez gallitos de las rocas en jaulas de plástico con forma de tubo

Tras su arresto, los agentes iniciaron la tramitación de las diligencias que fueron entregadas junto con el detenido en el Juzgado Central de Guardia de la Audiencia Nacional de Madrid, como órgano encargado de tramitar este tipo de requerimientos internacionales. Este juzgado decretó el ingreso en prisión del detenido.

Los hechos por los que ha sido detenido este individuo ocurrieron en abril del 2016. El logroñés Alberto Sierra Oliván fue arrestado, junto a Ramón García Molina, también español, en el aeropuerto Jorge Chávez de la capital peruana, cuando intentaban sacar de Lima vía aérea diez 'gallitos de las rocas', una especie protegida y en peligro de extinción, que finalmente pudieron ser rescatados, informó la Policía Nacional de Perú. Ambos se disponían a viajar a Madrid en la aerolínea Air Europa pero la policía fiscal encontró entre sus maletas las diez aves, encerradas en jaulas de plástico en forma de tubos. Se les acusó de un delito de tráfico ilegal de especies de flora y fauna silvestre. Fueron juzgados y sentenciados a dos años y seis meses de prisión preventiva y se les prohibió salir del país mientras duraba la sentencia, cosa que fue incumplida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos