El imam radical de Logroño acaba detenido en Egipto tras ser expulsado de España

Alaa Mohamed Said. :: s. tercero/
Alaa Mohamed Said. :: s. tercero

Alaa Mohamed Said intentó pactar su salida a Turquía o Catar temiendo problemas en su país natal, que considera terroristas a los Hermanos Musulmanes

J. C. / L. J. R. LOGROÑO.

Expulsado y... detenido. Alaa Mohamed Said, imam residente en Logroño vinculado a una de las facciones radicales de los Hermanos Musulmanes y considerado por Interior como una amenaza para la seguridad nacional, fue finalmente expulsado de España con destino a Egipto donde, según fuentes consultadas por este periódico, ha sido detenido al formar parte del equipo de proselitismo de la Cofradía de los citados Hermanos, catalogada en el país africano como organización terrorista.

La expulsión y posterior detención de Said llega después de que él mismo hubiese intentado sin éxito esquivar su 'deportación' a su país natal tras semanas buscando alcanzar un acuerdo con las autoridades españolas para poner rumbo a Turquía (ajena al espacio Schengen, lo que impediría su reingreso a Europa) o Catar (donde cuenta con buenos contactos y desde donde recibió parte de los fondos -1,5 millones- para fijar en Logroño la 'sucursal' del norte de España de la también conocida como 'Hermandad'). Y todo ello por los problemas que preveía que iba a tener, como así ha sido finalmente. Su familia, formada por su mujer y sus cinco hijas según las mismas fuentes, se han quedado en la capital de La Rioja.

Diario LA RIOJA adelantaba el pasado abril que el Ministerio del Interior, a través del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, decretaba la expulsión de España de Alaa Mohamed Said, que en los últimos años había venido trabajando como imam en dos mezquitas de Logroño: la ubicada en la calle Villegas (que acabó por cerrarle sus puertas hace más de un año, inciden desde el centro) y la de la calle Somosierra, que atiende a buena parte de la comunidad subsahariana de la capital y en la que colaboró tras ser rechazado en la primera.

La orden de expulsión, con fecha de 7 de marzo, ordenaba al imam salir del territorio nacional antes del 12 de abril. Sin embargo, ese día, Alaa Mohamed Said acudió a los juzgados de lo Contencioso de Logroño solicitando la suspensión de la orden. La justicia riojana trasladó el caso a la Audiencia Nacional que, horas después, rechazaba su petición y avalaba la decisión de Interior.

Desde entonces, el egipcio ha estado retenido en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid), huelga de hambre incluida, hasta que el 1 de junio se hizo efectiva su expulsión después de que Estrasburgo paralizase 'in extremis' su salida del país sólo unos días antes. La posterior y definitiva resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dado pie a tal posibilidad .

Alaa Mohamed Said presentó una demanda contra las autoridades españolas ante el citado tribunal exigiendo que se suspendiera la decisión de deportarlo a Egipto (llegando a temer por su propia seguridad), lo que sólo le sirvió para ganar algunas semanas. Se daba la circunstancia de que el plazo máximo de estancia en el CIE, de 60 días, vencía a mediados de este mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos