El desvío de la N-232 ha cuadruplicado la cifra de camiones que circulan por la AP-68

Camiones circulando por la autopista en el término municipal de Calahorra. :: maría félez
/
Camiones circulando por la autopista en el término municipal de Calahorra. :: maría félez

Desde la aplicación de la medida el 2 de diciembre, la autopista registra una media diaria de 2.400 vehículos pesados, 1.800 más de los habituales

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ LOGROÑO.

La autopista ha cuadruplicado el número de tránsitos de vehículos pesados que registra cada día con la entrada en vigor de la medida que les obliga a circular por ella para sacarlos de la N-232 y mejorar la seguridad de la carretera nacional. Según los datos ofrecidos ayer por el consejero de Fomento, Carlos Cuevas, la intensidad media diaria de camiones aportados por la N-232 a la AP-68 asciende a 1.800 vehículos que, sumados a los 600 que ya circulaban antes del desvío, supone elevar a 2.400 la cifra de camiones que transitan cada día por la AP-68 entre Tudela y Zambrana.

Cuevas aseguró que el desvío obligatorio del tráfico pesado de la N-232 «está cumpliendo con el objetivo de reducir la siniestralidad en la carretera más concurrida de La Rioja, así como con las previsiones» sobre el número de camiones de 4 o más ejes que circularían por la autopista». «Aún no tenemos cifras cerradas», dijo el consejero, pero los datos sobre intensidad media diaria desde el 2 de diciembre (cuando entró en vigor la medida) indican que «estamos moviéndonos» en los 1.800 vehículos pesados diarios, que junto a los 600 que ya lo hacían habitualmente, elevan a 2.400 el número de camiones que circulan por la AP-68 a diario.

El presidente de Atradis (asociación de transportes discrecionales perteneciente a la FER), Santiago Gutiérrez, afirmó que «la autopista se está utilizando sin problemas y no tenemos constancia de que haya habido denuncias, pero las áreas de servicio son prohibitivas frente a los restaurantes de la carretera». Eso sí, se ha logrado el objetivo de reducir la siniestralidad porque «creemos que no ha habido ningún accidente reseñable en el que esté implicado un camión» y el tráfico pesado «no estorba en exceso en la AP-68, ya que la circulación es similar a la que se registra en la A-12».

LAS FRASES Carlos Cuevas Consejero de Fomento «La medida está cumpliendo el objetivo de reducir la siniestralidad y las previsiones de tránsito» Manuel Pérez Marín Centro de Protección de Chóferes «Existe una inquietud grande porque a los profesionales les falta información más concreta» Santiago Gutiérrez Atradis «Los camiones no estorban en exceso al tráfico ligero, pero las áreas de servicio son prohibitivas» Javier Arnedo CETM-La Rioja «El problema de la N-232 se ha llevado a la AP-68 que, además, no ofrece servicios a los transportistas»

Tampoco tienen constancia de sanciones en el Centro de Protección de Chóferes, explicó su presidente, Manuel Pérez Marín. Sin embargo, «y por los comentarios que nos hacen los profesionales de carretera que tenemos asociados, existe una inquietud grande porque falta información más concreta», sobre todo, en lo que se refiere a los vehículos de mercancías que realizan itinerarios internos en el corredor. Por ello, Pérez Marín reclamó una reunión a la Dirección General de Transportes de La Rioja y a la Jefatura Provincial de Tráfico.

Quién sí tiene confirmadas «al menos quince denuncias» es la CETM (Confederación Española de Transporte de Mercancías) en La Rioja, aseguró su presidente, Javier Arnedo. A su juicio, el desvío «ha trasladado el problema de la N-232 a la AP-68» que, además, «no reúne las condiciones necesarias para acoger el elevado tráfico, ya que carece de áreas de descanso y estaciones de servicio para los transportistas» mientras «las consecuencias para los numerosos negocios que se levantan a los márgenes de la N-232 son nefastas».

La Delegación de Gobierno en La Rioja rehusó ayer facilitar los datos de siniestralidad y sanciones solicitados por este diario.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos