El ocaso del cuartelillo

El cuartel de Villamediana es uno de los que más actividad soporta y, según los efectivos de la Guardia Civil, el que peor estado presenta. :: justo rodríguez/
El cuartel de Villamediana es uno de los que más actividad soporta y, según los efectivos de la Guardia Civil, el que peor estado presenta. :: justo rodríguez

La reorganización territorial que plantea Interior podría suponer el cierre de varios acuartelamientos riojanos | La AUGC, la asociación mayoritaria de guardias, aboga por limitar las casas cuartel al mínimo y disponer así de más patrullas en la calle

MARÍA CASADO LOGROÑO.

Quizás sea casualidad, muy probablemente, pero el 26 no solo es el número correspondiente a la provincia de La Rioja en cuestiones de código postal. También es la cifra de cuarteles de la Guardia Civil que operan en la comunidad riojana. Una amplia red si se tiene en cuenta las dimensiones de la región. Y en las últimas semanas la posible reorganización territorial de los centros de las fuerzas de seguridad está de actualidad. Sin embargo, resulta complicado concretar plazos, intenciones, posibles cierres...

Tal como informan desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en sus diversos comunicados, en la reunión de finales de diciembre con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, el secretario de Estado de Seguridad y el director de la Guardia Civil se presentó a dichas organizaciones de profesionales un plan plurianual de modernización de la Guardia Civil. Esto, tal como cita la AUGC -la principal asociación, con 30.000 asociados en España y unos 550 en La Rioja-, «consistiría en una equiparación salarial económica, pero también en mejoras laborales; en modificar la carrera profesional, así como invertir en mejoras de material e infraestructuras. Además, y de forma específica para la Guardia Civil, se pretende poner en marcha la reorganización de las unidades del Cuerpo».

Más

Este hecho supondría el cierre de instalaciones y el hacer caso a una de las aspiraciones históricas de los guardia civiles. «Parece que por fin se va imponiendo la lógica pues una revisión profunda de la obsoleta distribución de las unidades influirá, sin duda, en la mejora de las condiciones de vida y trabajo de los guardias civiles y sus familias y en una mayor eficiencia en la prestación del servicio que prestamos a la ciudadanía», recalcan desde AUGC.

A pesar de que Interior no ha concretado más detalles y desde el departamento de Comunicación de la Guardia Civil se asegura que no hay constancia de ese plan, en la AUGC precisan que «según nos trasladaron, el informe que se está elaborando para llevar a cabo dicha iniciativa estaría finalizado para el primer trimestre de 2018».

Organización actual, obsoleta

«Es una estructura propia de mediados de siglo XX, cuando no había posibilidad de tanta movilización de los ciudadanos; esto es como todo, ahora las cosas han cambiado y es preciso reorganizarlo», insisten desde la AUGC en La Rioja.

¿En qué cambiarían las cosas entonces? Desde esta asociación lo tienen claro: «En lo referido al Cuerpo, permitiría unificar unidades de trabajo, crear turnos, ofrecer conciliación familiar. Y para la operatividad, el no tener que dedicar medios a estar en el cuartel esperando la llegada de denuncias permitiría que hubiera más efectivos en la calle».

Organizados en torno a tres compañías

Desde hace décadas, La Rioja cuenta con 26 cuarteles repartidos por toda la geografía. Estos se organizan en torno a las compañías de Haro, Logroño y Calahorra. De ellos, hay dos puestos que son auxiliares: Anguiano de Baños de Río Tobía y Alesanco de Nájera, pero cumplen funciones de cuartel. De todos ellos, tan solo Calahorra está considerado puesto principal (con más medios y atención 24 horas). Según fuentes de la AUGC, los cuarteles que más atenciones registran son Calahorra y Villamediana.

Respecto al estado de los edificios, los más antiguos son los de Autol, Nájera, Villamediana y Agoncillo, levantados en los años 40 del siglo pasado; los tres últimos son los que más demandas de renovación presentan y, aunque se prometieron para este año, aún están en el aire. Casalarreina, Arnedo y Cervera son de la época de Luis Roldán (finales de los 80, principios de los 90). Los más nuevos (del 2011-12) son los de Santo Domingo, Torrecilla y Calahorra.

En una región como La Rioja, con unas 900 plazas para guardias civiles, de las cuales se estima, según la AUGC, que están ocupadas en torno a 700-750 por la gran itinerancia, «se necesitan patrullas en la calle». Y es que, «a pesar de lo que cree la gente, los cuarteles son seguridad pasiva, no es una seguridad real, es más efectivo tener más patrullas».

Por todo ello, desde la AUGC abogan por «muchos menos cuarteles, con unidades más grandes, que permitan mejor organización y en la práctica más patrullas en calle».

Pero, ¿cómo podría afectar al caso de La Rioja? «Si fuera por nuestro colectivo, dada la naturaleza de La Rioja, simplemente se mantendría uno en cada zona, área de Haro, Logroño y Calahorra (este es puesto principal), con atención 24 horas, como ya están (el resto atiende solo en horario de mañana). Y desde ellos se coordinarían las patrullas que estarían recorriendo la región», apuntan.

Todo ello no parece sencillo de ejecutar ante la posible oposición de municipios, políticos locales y la propia ciudadanía, tal como ha ocurrido otras veces. «Los responsables ministeriales son conscientes que el mismo (la reorganización) requerirá de un trabajo pedagógico y de consenso entre las diversas fuerzas políticas». Y es que todavía se recuerdan las movilizaciones cuando durante el gobierno de Felipe González se trató de reestructurar la red de cuarteles; al igual que no se materializó hace pocos años a pesar de la insistencia de las asociaciones profesionales.

Villamediana, el punto negro

Atendiendo a la realidad actual, y a expensas de ver qué ocurre finalmente, también es cuestión de mirar el estado de las infraestructuras. En líneas generales, lo que son las dependencias de atención al público, en La Rioja están en buenas condiciones. Algunas son mejorables, pero son correctas», admiten desde la AUGC. Otra cosa son algunas casas-cuartel. «Esto no siempre está óptimo. El caso más grave es el de Villamediana, donde esta parte no es habitable y está vacía», reconocen. Precisamente son las instalaciones de esta localidad, junto a las de Nájera, las que más necesidades de mejora requieren. Y, a pesar de los anuncios pasados para nuevos cuarteles, de momento, no hay atisbos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos