MENOS DESPERDICIO ALIMENTARIO

JUAN QUINTANA - LA TRILLA

El Parlamento Europeo planteó el pasado mes de mayo medidas para reducir el desperdicio alimentario el 30% en el 2020, y el 50% en el 2030. En la actualidad en la Unión Europea se desperdician 88 millones de toneladas. España, con 7,7 millones de toneladas, se sitúa como séptimo país en este desafortunado pero inevitable ranking. Y es que, desperdicio alimentario siempre va a existir; el reto es reducirlo y gestionar mejor el remanente. El Senado está trabajando en ello a través de la Ponencia de Estudio sobre Desperdicio Alimentario en el país.

Uno de los colectivos a los que se ha señalado excesivamente ha sido el comercio, en concreto a autoservicios y supermercados. Entre otros motivos, por las imágenes de personas con escasos recursos buscando alimento en los cubos de basura próximos a estos locales. Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, la mayor parte, alrededor del 42%, se produce en los hogares, seguido del 39% en la industria, el 14% en restaurantes y solo el 5% en supermercados.

En el caso de la industria, hay que tener en cuenta que existen procesos de selección, homogeneización, etc. imprescindibles para la adecuada y eficiente comercialización de los alimentos, que dan lugar a descartes y destríos. Por sectores y de acuerdo con el estudio 'Pérdidas y desperdicio alimentario en la industria agroalimentaria española' elaborado por el MAPAMA, el sector del pan es el que más desperdicio genera, con un 22%, mientras que en el polo opuesto se encuentra el aceite, donde no hay desperdicio, el lácteo con el 0,2% y el del pescado (menos del 1%).

Es necesario mejorar los canales de separación, recogida y transformación que favorezcan su uso como materia prima en otros procesos, bien sean energéticos, para alimentación animal, fertilización vegetal, para transformación en otros bienes, etc.

Dado que el 42% del desperdicio sale de los hogares, la separación selectiva de residuos orgánicos es clave para que esos alimentos tengan una segunda vida; o primera, según se mire, ya que nunca se consumieron. El problema es que solo está implantada en algunas regiones. Una limitación, que es necesario corregir.

Fotos

Vídeos