UPA denuncia que la decisión de la CHE de cerrar los canales de riego arruinará los cultivos del Najerilla

Aspecto del embalse de Mansilla, cabecera de la cuenca del Najerilla, este mes de agosto. :: b.b.
Aspecto del embalse de Mansilla, cabecera de la cuenca del Najerilla, este mes de agosto. :: b.b.

El sindicato pide reunir la mesa de la sequía y retrasar del 1 al 15 de septiembre el corte de agua para salvar la cosecha de remolacha, patata y zanahoria

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Los regantes de la cuenca del Najerilla están indignados con la Confederación Hidrográfica del Ebro después de que el órgano gestor de la cuenca haya decidido cortar los canales de riego a partir del próximo 1 de septiembre. La situación -que no es nueva en la zona de Zarratón en donde las restricciones de agua obligaron a dejar de plantar 700 hectáreas de judía, explican desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA)- pone en jaque la viabilidad de, al menos, 1.600 hectáreas de remolacha, zanahoria y patata en el área de Zarratón.

Pedro Arce, representante de UPA en la mesa de la sequía y miembro de la comunidad de regantes de Zarratón, defendía ayer que esos cultivos cuya viabilidad queda comprometida con la decisión de la CHE, «se salvarían prorrogando durante 15 días el acceso de los agricultores al agua». «Defendemos que se mantenga el caudal ecológico, pero la CHE no puede, unilateralmente, cortar el canal de riego el día 1 cuando se han hecho grandes inversiones. Si no pueden regar no se podrán afrontar los compromisos adquiridos. Hay agricultores con grandes depresiones después del desastre del cereal», sostenía al tiempo que pedía una solución «sensible y responsable».

Así, UPA trasladó ayer a Agricultura una carta en la que solicitaban la convocatoria urgente de la mesa de la sequía con un orden del día en el que, además de la prórroga hasta el 15 de septiembre del periodo de riego para salvar los cultivos comprometidos y la posibilidad de una ayuda de la Consejería para contribuir al pago del canon que aplica la CHE, se debata cambiar la actual gestión unilateral de la CHE por «una comisión con representación, además de la propia Confederación, de la Consejería de Agricultura, de las comunidades de regantes y de los sindicatos agrarios».

«Es un ordeno y mando en el que la CHE no tiene en cuenta las consecuencias, que son dramáticas», apuntaba Arce, que recordaba que durante los últimos meses el caudal de agua que ha llegado al regadío de la zona de Zarratón ha sido mucho menor de la habitual. «Gestionando muy bien el caudal y dejando de cultivar alubia hemos logrado sacar adelante estos cultivos que ahora, por 15 días, se puede perder. Alguien tiene que tener sentido común para frenar el drama que puede suponer y las consecuencias inimaginables que habrá».

Diario LA RIOJA se puso ayer en contacto con el Gobierno regional para conocer la opinión de Agricultura sobre la decisión de la CHE y las peticiones de UPA. Desde el departamento de prensa se limitaron a apuntar que habían recibido la carta sin ofrecer valoración alguna y sin concretar si se estudiará la convocatoria urgente de la mesa de la sequía.

Fotos

Vídeos