«Te daría hostias de dos en dos hasta que fueran impares»

«Te daría hostias de dos en dos hasta que fueran impares»

Dos riojanos escriben "Insultario", un manual de insultos que parte de La Rioja Baja para reivindicar "el ingenio y la elegancia"

LA RIOJALogroño

Hasta para insultar hay que tener clase. Y si no que se lo pregunten a los riojanos Ángel María Fernández y José Antonio Ruiz Gracia, autores de 'Insultario' un original texto en el que consiguen practicar "con elegancia, saber estar y sin caer en lo grosero" el "difícil" arte del improperio y que la próxima semana llegará a las librerías españolas de la mano de Pepitas de Calabaza.

Un libro "bastante surreal" como ha explicado a Europa Press Ángel María Fernández "a medio camino entre la reflexión irracional y el exabrupto sofisticado" y cultivado "con el mismo mimo y cariño con que se trabajan las enemistades" porque si algo tienen claro estos dos autores es que "para insultar bien hay que hacerlo con cariño".

'Insultario' recoge en sus páginas una lucha dialéctica sin cuartel "ajena a los convencionalismos y a lo políticamente correcto" que bebe, a partes iguales, "del insulto propio de la zona de La Rioja Baja y del ingenio de ambos autores que no se pierden nada de la realidad".

Un libro "para reflexionar" y también "para reír" en estos momentos en los que a veces "resulta muy difícil". Por ello, "y sin querer ofender a nadie", los autores han lanzado este libro para "redescubrir el insulto y el ingenio".

Todo empezó en un SMS

Un texto que "aunque parezca mentira" nació "a través de SMS". Así explica Fernández el origen de 'Insultario'. "Puede sonar a broma pero la realidad es que todo esto se inició por SMS. Mi amigo y yo comenzamos a escribirnos hace cinco o seis años un diálogo de carácter surrealista y a insultarnos de forma elegante. Después pasamos al 'Whatsapp' y allí fue el desparrame. En un viaje a Londres, un viejo amigo Raúl Bellota me propuso hacer un libro artesanal y, como no se me ocurría de qué hacerlo, decidí recopilar esos insultos".

"No teníamos más propósito que compartirlo con nuestros familiares y amigos pero tuvimos la suerte de que, con el tiempo, Pepitas de Calabaza confió en nosotros y decidieron publicarnos el libro". Las ilustraciones son de Carmelo Bayo.

Con todo ello, 'Insultario' es "un manual de autodefensa. Un arma orientativa y juguetona para que ninguna de las ofensas cotidianas quede sin respuesta".

Como muestra, uno de desahogo tras hacer los deberes con el hijo: "Te daría hostias de dos en dos hasta que fueran impares". Este otro con alusión a las comidas modernas: "Ojalá te levantes a las cinco a coger olivas, trabajes sin descanso hasta las once y cuando abras el almuerzo sea tofu". Tras la convivencia se dicen cosas así: "Me gusta cuando te quedas en casa de tu madre porque estás como ausente".

Dicen los autores que el insulto es necesario para la convivencia. "Si no hay insulto, tampoco hay halago. El amor es una maravilla, pero no dejes que ningún ser querido te estropee tu insulto diario. Por otro lado, hoy en día, hay que insultar bien insultado y sin perder un minuto, antes de que nos lo prohíban". Pero como advierten, no hay que confundir insulto con falta de educación.

"Un buen insulto no es una falta de educación, no es una agresión. Para insultar bien se requiere de un saber estar, de una formación, de una elegancia, de una preparación de la que no todo el mundo dispone", aseguran.

Así, 'Insultario' huye de los tópicos o de los exabruptos básicos o groseros porque "eso no nos divierte y no es lo que queremos hacer. Nosotros no queremos ofender a nadie, son insultos que nos los hemos dicho a nosotros mismos, y hay que recordar que en otros lugares hay tradición de insultarse entre los amigos y siempre que lo hagas con cariño, y de manera amistosa se puede insultar si no, es mejor que no lo digas".

'Insultario' estará disponible en las librerías de toda España a partir del miércoles 21 de febrero de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos