Cuidado con los idiotas y peligrosos

MARTÍN TORRES GAVIRIA

En la magnífica película 'Sopa de Ganso', Groucho Marx dice una de las grandes frases célebres del cine: «Este hombre puede parecer un idiota, hablar como un idiota, pero que eso no les engañe, este hombre es un idiota». Lo mismo pasa con Irán, pueden decirlo los peores gobernantes que han tenido los Estados Unidos (G. W. Bush y D. Trump): «Irán puede parecer peligrosa, amenazar como un país peligroso, pero es realmente peligroso». Y ahora también, es peligrosa monetariamente.

Irán es un país de 80 millones de habitantes, con enormes reservas petrolíferas. Las grandes empresas españolas parecían tener una gran oportunidad comercial cuando Obama quitó las sanciones internacionales (que él había impuesto). Pero al final todo se quedó en agua de borrajas. Irán sigue haciendo las mismas cosas, beneficiándose del resto del mundo, pero sin dejar que el resto del mundo se beneficie de ese país. Es la parte cómoda del comercio internacional, obtener de todo sin dar nada a cambio. Esto que es económicamente malo para todos ha cabreado a Trump (cosa muy fácil, por otra parte). Por lo que está revisando los acuerdos con Irán cada 120 días. Hecho que le enfada muchísimo a ese país; normal por otra parte, a ninguno nos gusta que nos miren cuando hacemos trampas, porque tendremos que hacerlas con más disimulo o dejar de hacerlas.

Pero Irán no ha cesado de hacer trampas y las sigue haciendo a plena vista. Por lo que no le ha dejado más salida a Trump que amenazarle con sacarle fuera del Sistema Bancario Internacional ¿Qué es el Sistema Bancario Internacional? Un sistema de pagos internacionales con unas reglas establecidas. Pueden estar mejor o peor, pero son unas reglas iguales para todos. Si un país sale de dicho sistema se le vuelve casi imposible comerciar con otros países.

¿Cómo ha respondido Irán ante tal amenaza? Podría haber empezado a jugar limpio, pero ha querido marcharse a algo más peligroso: Aceptar la amenaza y anunciar que va a crear una criptomoneda. Ya hablé aquí de las criptomonedas con el bitcoin. Son monedas digitales que no están vigiladas ni reguladas. Que Irán quiera poner su propia criptomoneda genera muchos problemas internacionales, monetarios y económicos:

1) Si una criptomoneda está diseñada y controlada por Irán, significa que cualquier individuo, de cualquier país que posea esa moneda tendrá sus movimientos monetarios controlados por Irán. Un Gran Hermano en forma de moneda.

2) Los países que han dicho que aceptarán su criptomoneda y están pensando seguir su estela son Rusia, Corea del Norte y Venezuela (vaya cuarteto).

3) Al no haber control alguno, ni reglas del juego, las actividades ilícitas se multiplicarán. La financiación al terrorismo, la compraventa de drogas, la financiación de programas de televisión como 'La Tuerka', del líder de Podemos Pablo Iglesias, tendrán pagos únicamente rastreables por los dirigentes de Irán.

Lo más gracioso de todo es que Irán, Rusia y Venezuela prohíben el resto de criptomonedas. Me recuerda las medidas de Podemos de prohibir el bitcoin, pero a la vez decir que el petrocoin (moneda digital de Venezuela), puede funcionar mejor que el dólar.

No les engañen, pueden parecer idiotas y peligrosos, hablar como idiotas y peligrosos, comportarse como idiotas y peligrosos, pero son idiotas y peligrosos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos