Cuatro sindicatos, cuatro voces

Cuatro sindicatos, cuatro voces

Los líderes de UGT, CCOO, CSIF y USO hablan de la situación de los trabajadores ante este Primero de Mayo

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

Cuatro sindicatos, cuatro voces. Reivindicaciones comunes, pero también voces y enfoques propios. Con vistas a este Primero de Mayo, entrevistamos a los cuatro secretarios generales de los sindicatos con más representación en La RIOJA (UGT, CCOO, CSIF y USO) para hablar del presente y el futuro de los trabajadores.

UGT | Jesús Izquierdo «Hay que dar un paso adelante y devolver a los trabajadores los derechos hurtados»

Negociación colectiva, igualdad real o pensiones dignas copan las exigencias de UGT ante el Primero de Mayo sin descartar una «movilización más amplia».

Jesús Izquierdo
Jesús Izquierdo / Sonia Tercero

-¿En qué situación llega la clase trabajadora riojana a esta jornada?

-Un año más se hace obligada la reivindicación de ganar en igualdad, mejores empleos, mayores salarios y, desde luego, pensiones más dignas. A partir de ese diagnóstico no podemos estar en absoluto satisfechos con las políticas del Gobierno del PP, porque hay que dar un paso adelante y aprovechar la recuperación económica para recuperar también parte de los derechos hurtados a la clase trabajadora.

«La sentencia contra los mamarrachos de La Manada manifiesta que la sociedad sigue siendo muy machista»

-¿Cuál sería la prioridad dentro de ese catálogo de reivindicaciones?

-La negociación colectiva. Es momento de que dé respuesta a las necesidades de los trabajadores y trabajadoras y recuperar un papel protagonista para homogeneizar las relaciones laborales. El desequilibrio de fuerzas que significó la reforma laboral del 2012 ha posibilitado un mercado de trabajo precario y salarios ínfimos. Hay que apoyarse como le digo en la recuperación y remontar la situación. En este sentido es también fundamental que la FER responda a los convenios colectivos que llevan años caducados.

-¿En qué otros flancos debería también incidirse?

-Por supuesto, las pensiones. En una parte ya se han atendido nuestras exigencias, pero nuestro objetivo es que se revaloricen conforme al IPC y eliminar el factor de sostenibilidad. Y también la igualdad de género. Pensábamos que el 8M había supuesto un punto de inflexión para garantizar los mismos derechos entre hombres y mujeres, pero la última sentencia que ha condenado a esos mamarrachos de La Manada por abuso cuando han cometido una violación hace un flaco favor cuando llevamos tiempo reivindicando que la mujer gane lo mismo que el hombre o eliminar los techos de cristal que les impiden llegar a puestos de responsabilidad.

-La repercusión de una sentencia alcanza por lo tanto a otros ámbitos como el social y laboral.

-Así es. Manifiesta que seguimos instalados en una sociedad profundamente machista. Y en el mundo del trabajo y laboral sucede lo mismo. Continúa habiendo acoso en el trabajo, salarios precarios, asesinatos por parte de sus parejas... Una anomalía que hay que abordar de forma urgente como reto de país.

-En el caso del 8M y de los pensionistas han sido los propios afectados quienes han liderado las protestas al margen de los sindicatos.

-Todas las convocatorias son compatibles sin olvidar que los sindicados mayoritarios hemos encabezado la mayor parte de las conquistas sociales en los últimos años. La reflexión es que si esos y otros muchos colectivos como los jóvenes están tan cabreados quizás es hora de una movilización más amplia.

-¿Huelga general?

-Ya se verá. El hecho es que el Gobierno está obligado a responder a unas necesidades urgentes.

CCOO | Jorge Ruano «Sólo cuando todas las movilizaciones confluyan podrán cambiarse las políticas»

Jorge Ruano advierte del «planteamiento ideológico» impuesto por las políticas del PP que impide avanzar en la recuperación de los derechos perdidos durante la crisis y las mejoras salariales.

-¿Desde qué ángulo enfoca CCOO este Primero de Mayo?

-Sobre todo, desde el de la redistribución de la riqueza, que tras cuatro años de crecimiento económico sigue sin producirse por dos razones. Por un lado, estamos operando en un marco legislativo impuesto por el PP y diseñado para reducir los salarios y recortar derechos. Una circunstancia que dificulta avanzar en la negociación colectiva por parte de una patronal cómodamente instalada en el contexto que han proporcionado las reformas laborales y ni siquiera atiende a las llamadas del FMI indicando que es momento de avanzar en los salarios. Por otro lado están las políticas del Gobierno y quienes le sostienen, negándose a revertir los recortes en sanidad, educación y servicios sociales, los elementos clave en esa redistribución real de la riqueza y la cohesión del conjunto de la sociedad.

«Es difícil abordar un futuro de región con contratos temporales que sólo exigen una formación mínima»

-En La Rioja, la estadística confirma que el grueso de las contrataciones son temporales y apenas requieren una formación mínima.

-El dato demuestra que así es muy difícil abordar un futuro de región. El problema es un planteamiento ideológico que apuesta por un país de servicios, salarios mediocres y competitividad a la baja. Sin una política industrial potente, tirando a la basura todo el sistema de FP y la formación continua de los trabajadores, el resultado es precariedad de una mano de obra a la que se sigue exigiendo altos rendimientos. Y todo ello, asistiendo a discursos en sentido contrario sobre formación, valor añadido e I+D+i que poco tienen que ver con la realidad.

-El acuerdo alcanzado respecto a las pensiones parece aliviar algo el panorama.

-Ni PP ni Cs y el PNV estaban de nuestro lado cuando exigíamos un acuerdo global para garantizar el futuro de las pensiones públicas. Ha tenido que ser la presión de la calle la que ha forzado por motivos electorales a modificar algunos aspectos. El problema es que no se ha entrado en el fondo porque también es una cuestión ideológica traducir en negocio todo aquello que son derechos de los ciudadanos. Desde la sanidad y la educación hasta las pensiones de nuestro mayores.

-Una presión social que, como en este caso o el del 8M, ha sido liderada por los afectados y no por los sindicatos como era tradicional.

-La sociedad española ha cambiado. Cada uno de los actores tiene su propia legitimidad y no la discutimos en absoluto, porque cada uno aporta en la medida de sus posibilidades. CCOO siempre ha estado del lado del movimiento feminista o los pensionistas, y lo que decidimos fue apoyar esa acción desde la vertiente laboral. La presión social y sindical no son excluyentes, sino que demuestran que sólo cuando todas las movilizaciones confluyan podrán cambiarse la políticas.

CSIF | Jesús Vicente Hernández «La ciudadanía demanda otro modelo de sindicalismo»

'Por la recuperación económica de todos los ciudadanos' es el lema escogido por la CSIF para una jornada ante la que su secretario general advierte de que la recuperación debe concretarse en una «distribución justa» y generalizada al conjunto de la sociedad.

-¿Con qué espíritu encara el sindicato este Primero de Mayo?

-La recuperación del mercado de trabajo no ha cerrado las profundas heridas de la dilatada crisis y la fuerte devaluación laboral sufrida. Por eso seguimos exigiendo que la verdadera recuperación llegue a todos los ciudadanos y se opere una distribución justa de la riqueza que llegue a pensionistas, empleados públicos y trabajadores en general.

-¿En qué situación se encuentran los empleados públicos de la Administración riojana?

-La crisis económica ha deteriorado servicios públicos como educación, sanidad, justicia o seguridad que son los pilares de nuestra sociedad del bienestar. Su prestación ha permitido garantizar los derechos de los ciudadanos gracias a los esfuerzos de los empleados públicos, a pesar de que durante todos estos años han sufrido todo tipo de recortes en sus salarios y sus condiciones laborales.

-¿Es posible revertirlo?

-Nuestro objetivo es que los ciudadanos recuperen la posición que merecen en el estado del bienestar y de la justicia social. Para ello debe superarse el obstáculo que supone la obsoleta normativa sindical, recuperando una verdadera negociación colectiva entre la totalidad de actores que nos lleve a acuerdos para avanzar salarios y derechos. La gestión económica de nuestros políticos no ha sido acertada. Pero es que, además, el actual sistema sindical 'bipartidista' tampoco ha resultado eficaz ni se adapta al sentir de la calle. La ciudadanía demanda otro tipo de sindicalismo frente al monopolio de las organizaciones tradicionales que ya no representan el pluralismo de la sociedad.

-¿En qué aspectos puede avanzarse en La Rioja?

-Desde la CSIF, por ejemplo, estamos en conversaciones con los grupos parlamentarios para avanzar una Ley que garantice, ante la privatización de servicios donde sólo se priman la propuestas más bajas, una atención de calidad y con salarios dignos para los empleados.

USO | Javier Martínez «No habrá garantía de futuro en el empleo sin una industria consolidada»

Javier Martínez aboga desde USO por un empleo de calidad y el blindaje de las pensiones que ataje la desigualdad.

-¿Cuál es el diagnóstico de USO de la actual coyuntura?

-Tras diez años de crisis económica, hemos padecido políticas que han generado una enorme fractura social y una pobreza que no ha dejado de incrementarse. España es el tercer país con mayor desigualdad de la UE porque la factura de la crisis la está pagando exclusivamente la ciudadanía, dejando a mucha gente sin empleo, desprotegida, con una pronunciada precarización del mercado laboral y un vertiginoso descenso de salarios. También de las pensiones, que exigen un blindaje para quedar garantizadas.

-¿Cuál es desde su punto de vista la deuda pendiente?

-La reforma laboral. Ha cumplido seis años reduciendo los derechos de la clase trabajadora, debilitando la negociación colectiva... Los números han mejorado, pero haciendo crónica la temporalidad y la parcialidad.

-¿Puede el diálogo social revertir esa situación?

-Fruto de un diálogo social sectario e institucionalizado, los llamados sindicatos mayoritarios y las patronales han acordado en los últimos años unos aumentos absolutamente insuficientes, con acuerdos de negociación colectiva que han terminado siendo meras declaraciones de intenciones con horquillas de incrementos sólo simbólicos.

-¿Dónde debería incidir la política económica en La Rioja para superar la actual situación?

-En muchos aspectos, pero sobre en la industria. Hasta que no se consolide no habrá un futuro cierto de garantía de empleo en la comunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos