Cuatro nuevas formas de marcharse

Dos rincones, ayer, del cementerio llenos de color y logroñeses que acudieron a recordar a los suyos entre el recogimiento y el encuentro familiar . :: juan marÍN/
Dos rincones, ayer, del cementerio llenos de color y logroñeses que acudieron a recordar a los suyos entre el recogimiento y el encuentro familiar . :: juan marÍN

A las tradicionales tumbas y nichos, el cementerio logroñés ha sumado en los últimos años distintos espacios funerariosDescansar convertido en cenizas bajo un árbol, junto a plantas aromáticas o dentro de una pirámide ya es posible en Logroño

ÁFRICA AZCONA

logroño. El cementerio recibió ayer la visita de cientos de personas que acudieron a honrar a sus seres queridos. Desde las 8 hasta las 18 horas, los logroñeses fueron llegando al camposanto para depositar flores o realizar las tradicionales labores de limpieza. La mayor afluencia se produjo pasadas las doce del mediodía, si bien no se produjeron atascos, ni grandes aglomeraciones. La mayoría eligió por comodidad para desplazarse el coche que se pudo aparcar sin problemas en las inmediaciones, pero no fueron pocos los que también fueron a pie.

Este año el Día de Todos los Santos ha caído en miércoles, algo que ha provocado que la asistencia haya descendido un poco respecto a otras ocasiones, al menos esta era la impresión de uno de los empleados municipales, con menos dificultad de lo habitual para moverse con su vehículo de aperos. «Muchos logroñeses ya se ha acercado este fin de semana para limpiar las tumbas y dejar todo acondicionados para este día», razonaba. Aun así, el camposanto logroñés fue ayer un hervidero de gente dispuesta a honrar a los que ya no están. «Este es un día bonito, alegre. Lástima que no haya salido el sol...», se oía comentar junto a la concurrida puerta de la carretera de Mendavia, convertida en un animado lugar de encuentros. «Cada año es igual. Parezco la violetera. Entro por una puerta y salgo por la otra repartiendo flores», comentaba Lucas, que tiene enterrados a sus abuelos, padres, suegros...

Este año la principal novedad ha sido la edición por parte del Ayuntamiento de un folleto promocionando otros tipos de espacios para depositar las cenizas de los seres queridos. Más allá de los bloques de nichos que abundan en el cementerio, se trata de lugares que parecen jardines, donde poder realizar las visitas en un ambiente de tranquilidad y ayudando a preservar el medio ambiente. Las instalaciones se pusieron en marcha en el 2014, sin embargo a penas una veintena de familias han recurrido a este tipo de enterramientos, algo que se atribuye a la falta de conocimiento sobre su existencia. De hecho ayer eran habituales las caras de sorpresa de quienes ayer pasaban junto a estos lugares de nombres sugerentes como el 'Jardín de los Sueños' o el 'Jardín de la Memoria', en las inmediaciones del crematorio, no muy lejos del espacio reservado para enterramientos musulmanes. En lo que llevamos de año han realizado dos sepulturas. Pero hay otras más de niños que no llegaron a nacer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos