CRUCE DE INTERESES MUY INTERESADOS

El glifosato es el herbicida más utilizado del mundo. Multinacionales de la talla de Monsanto lo emplea en uno de sus productos más extendidos, el «RoundUp», cuya seguridad cuestionan los ciudadanos que han llevado el caso a los tribunales en Estados Unidos. En Europa, el glifosato ha llegado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, donde el grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo denunció hace unos meses la «falta de transparencia» de los informes de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sobre el herbicida en los que observan un «potencial conflicto de intereses».

Un conflicto de intereses en el que la variable económica tiene un peso más que incuestionable. Así lo demuestra la posición del grupo químico y farmacéutico alemán Bayer, que no lo produce pero sí vende el herbicida y, sobre todo, que quiere adquirir Monsanto. Bayer defiende que el herbicida para la eliminación de hierbas y que no afecta a cultivos genéticamente modificados, es seguro, aunque algunos informes científicos consideran que es cancerígeno

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos