UGT critica la falta de transparencia en las oposiciones de Educación

El sindicato rechaza por «baldía» la falta de negociaciones en con la Consejería

LA RIOJALogroño

La secretaria de Enseñanza del sindicato UGT en La Rioja, Alicia Romero, ha definido como «baldía» la negociación con la Consejería de Educación sobre las oposiciones docentes que se celebrarán a partir del próximo día 23.

En declaraciones a Efe, Romero ha asegurado que «ninguna de las cuestiones propuestas por UGT para mejorar la transparencia del proceso han sido incluidas», a pesar de no requerir de una inversión económica para implantarlas.

En otras comunidades, ha indicado, «sí se establecen unos criterios de calificación de cada prueba acotada a cada especialidad para que los opositores conozcan cuáles van a ser los términos de corrección, pero aquí ni eso».

Ha reiterado el «nulo» diálogo con Educación porque tampoco les han explicado en qué situación queda el profesorado que «la Consejería reconoció como indefinidos laborales no fijos por error».

Romero ha aseverado que la actitud de este departamento del Gobierno regional es extensible a todo el proceso de negociación por «la dilación de las convocatorias de las mesas sectoriales», lo que, para Romero, es «una falta de respeto al profesorado», a la que contribuye «la ausencia total y absoluta» del consejero, Alberto Galiana.

Para ella, «el consejero no ha acudido a ninguna de las mesas sectoriales convocadas, excepto a la primera, celebrada después de que asumiese el cargo».

Esta situación, ha dicho, «ha provocado que durante este curso académico y el anterior no haya habido ninguna mejora para los docentes» y, por eso, ha considerado «prioritario» convocar una nueva mesa antes de que finalice el curso.

«La Consejería se comprometió a convocarla después de reunirse con Función Pública, pero eso ya ha sucedido y, de momento, nadie nos ha comunicado una nueva reunión», ha lamentado.

Romero ha hecho extensibles sus críticas a la situación que viven los centros de educación Secundaria en este final de curso, ya que «los docentes se están ahogando con tanta burocracia», ha dicho.

«Denunciamos la carga burocrática que soportan los docentes y que se ha ido incrementado con cada reforma educativa», ha comentado Romero, quien ha mantenido que la Lomce «ha obligado al profesorado a ocupar buena parte de su tiempo marcando casillas, rellenando fichas, recopilando datos del alumnado».

Estas tareas suponen que «los docentes tengan menos tiempo para preparar las clases, adaptar las programaciones didácticas y los planes de atención a la diversidad, para realizar una evaluación real y continua», ha enumerado.

Cree que la Lomce es «la causa de esta multiplicación de tareas burocráticas que se incrementan durante los últimos meses del curso», por lo que UGT exige que «todos los centros educativos dispongan de medios tecnológicos para simplificar y agilizar todos estos documentos».

También ha reclamado que los centros cuenten con personal administrativo y de servicios suficiente para desempeñar las tareas no docentes, menos ratios en las aulas, una mayor plantilla y una adaptación de los horarios de los cargos directivos al número de grupos de cada centro para garantizar una mejor gestión.

Respecto al adelanto de los exámenes de recuperación, que este años se celebrarán entre el 20 y el 22 de junio, Romero ha asegurado que supone «una reducción del tiempo para impartir los contenidos curriculares» y que puede implicar un abstentismo del alumnado que ya ha aprobado todas las asignaturas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos