No hay corresponsabilidad

Sólo dos de cada cien trabajadoras riojanas ceden sus permisos de maternidad a los padres

M. J. GONZÁLEZ LOGROÑO.

La ausencia de corresponsabilidad entre hombres y mujeres en el cuidado de los familiares (hijos, mayores, personas dependientes...) sigue siendo una cuestión sin resolver en La Rioja. Una situación que poco a poco se debe ir superando para que los roles por sexos se desdibujen cada vez más, sobre todo, entre los más jóvenes.

Al menos así se desprende de un informe elaborado por el sindicato UGT-Rioja y presentado por la responsable del Departamento de Mujer de la central, Lara Manero, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer.

Según este trabajo, los permisos de paternidad han superado por primera vez a los de maternidad, «lo que manifiesta una posible situación de desventaja de la mujer al no cumplir los requisitos para acceder a él», explica Manero. El año pasado 1.725 mujeres solicitaron permisos de maternidad, el 4,3% menos que en el 2016, y 34 les cedieron sus liberaciones a los hombres, siete menos que los que las disfrutaron el año anterior (descenso del 14,9%).

Como se puede constatar, las excedencias por maternidad fueron prácticamente solicitadas en su totalidad por mujeres, una circunstancia de la que se infiere que el trabajo doméstico siguen recayendo fundamentalmente en manos de las mujeres.

En cuanto a las razones que explicarían el descenso se podría apuntar a la propia caída de la natalidad, si bien Manero, en el caso de los permisos disfrutados por madres apunta otro factor: «Que no cumpliesen los requisitos para acceder a la prestación, bien porque carecían del periodo de cotización suficiente para ello, o bien porque ya no estaban dadas de alta en términos laborales».

Por el contrario, los permisos por paternidad registraron la evolución contraria a los de maternidad, cerrando el año con un incremento del 5,6%, esto es 98 más en términos absolutos que los 1.756 del 2016. La representante ugetista destaca, en este sentido, la ampliación a cuatro semanas del permiso que entró en vigor el 1 de enero del 2017: «Es una medida positiva si con ella conseguimos concienciar a los padres de la importancia de la corresponsabilidad en el cuidado de sus hijos y deja de ver el extinto permiso de 13 días como un descanso».

En cuanto a las excedencias para el cuidado de familiares, los datos «reflejan la desigual corresponsabilidad». «Cuando uno de los progenitores debe abandonar temporalmente el mercado laboral para atender a sus familiares, principalmente son las mujeres», subraya Manero. En concreto, de las 465 excedencias totales concedidas en la comunidad, sólo 36 (8%) correspondieron a hombres. De la comparación de los últimos dos años se desprende que durante el ejercicio pasado hubo 68 permisos más que en el 2016 (397).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos