Más controles y menos velocidad en tres rutas riojanas seguras para ciclistas

Un grupo de ciclistas pedalea, con la localidad de Alberite al fondo. :: Díaz Uriel/
Un grupo de ciclistas pedalea, con la localidad de Alberite al fondo. :: Díaz Uriel

La DGT aplicará un plan específico en la LR-111, la LR-254 y la LR-255, con controles en ambos sentidos, que serán más intensos el fin de semana

MARTA HERMOSILLA/R.G.L.

Logroño. La Dirección General de Tráfico (DGT) presentó ayer una batería de iniciativas para mejorar la convivencia de ciclistas y conductores y convertir en seguras para los usuarios de la bicicleta 138 rutas en todo el país, tres de ellas en La Rioja: la LR-111, la LR-254 y la LR-255. En ellas se reducirá la velocidad y se intensificarán los controles de alcoholemia y de drogas. Ya que la mayoría de accidentes ocurren durante las mañanas del sábado y del domingo cuando los ciclistas salen a circular coincidiendo con los que vuelven de fiesta, la DGT extremará la vigilancia durante los fines de semana.

En nuestra comunidad, tres son las rutas en las que se impondrán las medidas: la LR-111 de acceso a Burgos por Valgañón, Ezcaray y Santo Domingo de la Calzada; la LR-254 entre Alberite, Lardero y Entrena; y la LR-255 entre Villamediana de Iregua, Alberite, Albelda, cruce con la N-111 y con la LR-337. Las tres vías, elegidas por los principales clubes y asociaciones de ciclistas de España, son las que, con diferencia, más afluencia de cicloturistas contienen. En LR-111 circulan cientos de ciclistas al día por ser paso del Camino de Santiago, mientras que las otras dos, son las vías elegidas por muchos deportistas locales debido a su proximidad a Logroño. Por ello, los controles se harán en ambos sentidos -ida y vuelta- y contarán con una señalización especial que, según la presidenta de la Federación Riojana de Ciclistas, Begoña Ruiz, «harán que los conductores quiten el pie del acelerador».

Se trata de una de las medidas incluidas dentro del Plan de Actuación de la DGT para el colectivo ciclista. Según destacó ayer el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, se trata de una «iniciativa pionera» tanto en España como en la Unión Europea que tiene como objetivo reducir el número de ciclistas fallecidos en las carreteras españolas, 28 en lo que llevamos de año. Serrano señaló que este plan se extenderá una vez pasado el verano, aunque la vigilancia se reforzará ya en lo que queda de julio y en agosto debido «al aumento del número de ciclistas y conductores en la carretera».

La medidas han sido acogidas «con los brazos abiertos» por parte de las peñas ciclistas riojanas. Destacan que es necesaria una mejora de las relaciones entre los conductores y los ciclistas, deterioradas con los años. Sobre todo quieren recalcar la «importancia de los controles de alcoholemia y drogas, ya que en verano, con las fiestas de los pueblos, muchos jóvenes cogen el volante con un cubata de más», relata el presidente de la Peña Solera Ciclista Riojana, José Alberto Pardal. Aún con todo, y resaltando el entusiasmo ante la mejora de las condiciones de los ciclistas, quieren recalcar que «con esto no se soluciona el problema». Lo más repetido, a su juicio, es que los conductores no respeten la distancia mínima de seguridad de 1,50 metros y que los arcenes de las carreteras estén «tan sucios» que sea imposible circular en ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos