22.000 contratos de un día

22.000 contratos de un día

La temporalidad extrema reina en el mercado laboral de la región: el 14% de los empleos se crearon y extinguieron en el mismo día

Pío García
PÍO GARCÍALogroño

La crisis económica se marchó, pero dejó abiertas cicatrices que siguen en carne viva. A vista de pájaro, La Rioja cerró el año 2017 con unos números para sonreír: diciembre concluyó con 17.436 parados, lo que supone el mejor dato desde el año 2008, aquella fatídica fecha en la que sonaron las trompetas del apocalipsis y se desencadenaron todas las tempestades. La tasa de paro en la región se queda así en el 11,49%, muy por debajo de la media nacional (el 14,98%). En teoría, acabamos de cerrar triunfalmente la caja de Pandora que abrieron, entre otros fulanos, aquellos malditos Lehmann Brothers.

Sin embargo, cuando se aplica la lupa sobre estos datos, la sonrisa se hiela y se convierte en un rictus de preocupación. Casi la mitad de los 161.793 contratos suscritos en La Rioja durante el año 2017 duraron menos de un mes: 79.288 en total (el 49%). La temporalidad extrema del mercado laboral en La Rioja se advierte mejor si reparamos en que 22.705 de los 161.793 contratos que se firmaron en la región (el 14%) solo se suscribieron ¡por un día! Más aún: tres de cada diez duraron menos de una semana. Se entienden así mejor las críticas recurrentes de los sindicatos en sus valoraciones: la UGT censura la costumbre de «trocear» los trabajos estables para convertirlos en «eventuales y parciales»; CCOO carga contra la «precariedad» y la «preocupante situación de la industria» y USO considera estos datos «una oda a la temporalidad».

Más

En su comparecencia ante la prensa para presentar el balance del año pasado, la directora general de Empleo, Cristina Salinas, destacó el aumento de los contratos indefinidos: «Encadenamos 14 meses de aumento, lo que supone el mejor dato de toda la serie histórica», enfatizó. Y echó cuentas: cada día del año pasado se formalizaron 32 contratos indefinidos. Unas cifras impensables hace cuatro o cinco años, cuando apenas se suscribían siete mil en doce meses, pero todavía muy lejos de las que mueve la contratación temporal: de los 161.793 contratos firmados en La Rioja, solo 11.620 fueron estables (el 7,18%). Más del 92% dejaron al trabajador con la zozobra de una fecha -más o menos cercana- de extinción. En fin: hubo más contratos de un solo día que indefinidos.

El tirón de la vendimia

El examen atento de los datos de la contratación en La Rioja revela que septiembre es, con mucho, el mes de mayor creación de empleo en la comunidad autónoma. La campaña agrícola, sobre todo, y acaso también las fiestas de San Mateo, con su impacto en la hostelería, explican una entrada tan impetuosa del otoño: 26.786 contratos se suscribieron del 1 al 30 de septiembre del 2017. Casi todos, eso sí, fueron temporales (el 91,4%). La relevancia de la vendimia es tal que ella sola determina, según venga más o menos retrasada, cuál es el mejor mes en términos de empleo para La Rioja: a veces es septiembre y a veces octubre.

El invierno, por el contrario, resulta ser la época más floja: en febrero sólo se firmaron 8.972 contratos y en enero apenas se llegaron a los 9.788. Sin embargo, la contratación indefinida, la contratación pata negra, no entiende de estaciones ni calendarios: aunque en niveles muy bajos, se mantiene más o menos constante durante todo el periodo. De hecho, febrero, con 1.009 contratos estables suscritos, fue uno de los mejores meses del año pasado.

Temas

Paro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos