El consenso para rebajar del 5 al 3% el umbral de votos allana la futura reforma de la Ley electoral

Exterior del Parlamento de La Rioja. :: l.r./
Exterior del Parlamento de La Rioja. :: l.r.

El Parlamento recibe el estudio encargado a la UR sobre las claves de la modificación entre dudas de que pueda concretarse en la presente legislatura

TERI SÁENZ LOGROÑO.

Las próximas elecciones del 2019 podrían dibujar un escenario aún mucho más diverso que el actual en el Parlamento regional si se materializa uno de los puntos medulares del acuerdo suscrito entre PP y C's: la reforma de la ley electoral autonómica. Y dentro de esa modificación, un cambio sustancial: la rebaja del 5 al 3% del umbral de votos exigido para que las formaciones logren al menos un escaño en el hemiciclo. Poniendo ahí el listón de la representatividad y sobre los resultados del 2015, a las cuatro fuerzas presentes ahora en la Cámara se sumarían IU y el PR+ en una proyección donde ambos partidos cosecharían un diputado cada uno a costa de los que perderían los populares y Ciudadanos.

Es una reforma históricamente invocada pero nunca encarada hasta que el partido de Diego Ubis la puso como condición para que el PP retuviera la presidencia y sacó adelante en el Parlamento una propuesta para iniciar los trabajos se mueve entre dos corrientes. Por un lado le empuja su propia inclusión en el pacto de gobernabilidad y el consenso extensivo al resto de formaciones -incluidas las minoritarias que ahora están fuera de la Cámara y saldrían beneficiadas con el nuevo patrón-, mientras por el otro le lastra el correr de la legislatura y una alambicada tramitación en el seno de la comisión que aborda la cuestión y que, además, exige la modificación de forma coordinada tanto del Reglamento del Parlamento como del Estatuto en la que también se está trabajando desde hace dos años.

El propio Diego Ubis se muestra escéptico respecto a que la reforma se materialice antes del 2019. Por dos razones. «Sólo para disponer del informe de la UR que sirva de base hemos tardado año y medio y, por otro lado, ahora arranca una fase de comparecencias de expertos que se prolongará durante meses». Como añade el portavoz de C's, la rebaja del umbral de votos no es, además, el único parámetro que contempla la reforma. «Hablamos también de introducir listas abiertas, reducir a la mitad los gastos electorales, limitar los mandatos... y todo eso requiere un análisis en profundidad». En ese contexto, reconduce el foco al espíritu de la medida plasmada en el acuerdo de investidura. «Es una de la batería de actuaciones que C's está impulsando a favor de una mayor representatividad y en contra de las mayorías absolutas que llevan al autoritarismo», reflexiona.

La situación actual: así está el Parlamento con la ley en vigor
La situación actual: así está el Parlamento con la ley en vigor

La proyección de cómo podría cambiar la situación con el cambio legislativo.
La proyección de cómo podría cambiar la situación con el cambio legislativo.

Su homólogo del PP se muestra renuente a vaticinar si las próximas elecciones se regirán por el nuevo modelo. «La reforma electoral es un compromiso recogido en el acuerdo con C's y nuestra voluntad es cumplirlo», zanja Jesús Ángel Garrido sin entrar a valorar por qué durante la hegemonía de su partido no se impulsó la rebaja del umbral -«las opiniones subjetivas no importan; somos un partido responsable y vamos a acatar lo comprometido»- al tiempo que subraya el acuerdo del Comité Ejecutivo Regional de enero del 2016 donde el PP abogaba por un puñado de mejoras en la misma línea. Garrido duda también de que un virtual flexibilización de la barrera de entrada al Parlamento penalizara directamente a su partido. «No pueden hacerse predicciones sobre escenarios pasados, porque las variables que influyen son múltiples», apunta destacando desde una posible reducción del número de diputados a elegir, las alianzas preelectorales que se establezcan o el nuevo peso del 'voto útil'.

El PSOE también se muestra colaborador para una reforma en la dirección prevista. «Los socialistas siempre estaremos con lo que suponga un avance democrático como mejorar la Ley Electoral o el Estatuto», afirma Raúl Díaz reseñando el cambio de criterio operado por el PP. «Aplaudimos que ahora se sume, aunque sea obligado, a una modificación como la que nosotros planteamos la anterior legislatura y a la que se opusieron», indica justificando la oposición del PSOE al texto de C's que se aprobó el año pasado en razón de que, a su juicio, resultaba difícilmente enmendable y exigía con carácter previo modificar otras normas. Para Díaz, sin embargo, la virtual rebaja de la barrera de votos para entrar al Parlamento no es suficiente. «En paralelo hay que abrir un debate a nivel nacional para superar las listas cerradas y, una vez consensuada la fórmula, aplicarla también en La Rioja», concluye.

Podemos tampoco encuentra inconveniente. «Siempre hemos defendido dar voz a la gente y esos dos puntos en el umbral de votos que se plantea marcan la diferencia entre un Parlamento restringido y otro plural», analiza Ana Carmen Sainz. Menos convencida se muestra la portavoz del partido morado sobre que pueda concretarse esta legislatura. «El PP lo acepta a regañadientes y C's siempre juega a varias bandas», cuestiona para advertir de que la reforma Electoral debe acompañarse de otros ajustes igualmente procelosos. «Por ejemplo, hay que cambiar el Reglamento sobre las fórmulas para conformar grupo y alguna formación pueda alinearse con otra en vez de encuadrarse en el grupo mixto», aporta.

El comentario mira a coyunturas como la de IU, que obtendría un escaño en la simulación electoral sobre el 3% de votos. Para su coordinador en La Rioja, Diego Mendiola, se trata de una cuestión secundaria. «Lo importante es reformar una ley injusta que ha impedido a IU obtener la representación que le correspondía en las últimas décadas», arguye haciendo hincapié en la obligación de reflejar en el Parlamento la pluralidad social y excluyendo que el futuro escenario condicione la estrategia de la formación porque «sería una visión muy limitada hacer depender posibles confluencias de un simple cálculo electoral».

El PR+ podría así retornar al Parlamento, pero su presidente resta relevancia a la mengua del umbral. «Hay problemas mucho más acuciantes para los riojanos y, además, estamos convencidos de que en el 2019 superaremos ampliamente el 5% de votos», dice Rubén Antoñanzas para aportar la necesidad de anticipar garantías de gobernabilidad. «La reforma generará un Parlamento más disperso y en paralelo deben articularse fórmulas para contar con un Ejecutivo estable», remacha.

Fotos

Vídeos