El Consejo Consultivo avala que el PP defina la tarea de Arruga como diputada

Concepción Arruga. :: s.t./
Concepción Arruga. :: s.t.

El informe no vinculante y que rebate la opinión de los letrados de la Cámara juzga que la exportavoz del grupo carece de capacidad para renunciar a integrar las comisiones asignadas

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

Corresponde a los grupos parlamentarios la designación de los diputados de cada uno de ellos que han de integrar las distintas comisiones en que se articula la labor del hemiciclo. Así lo concluye el informe jurídico solicitado el pasado agosto por la Mesa de la Cámara de La Rioja al Consejo Consultivo respecto al conflicto suscitado por la decisión de Concepción Arruga de renunciar, sin el acuerdo del Grupo Popular en el que se encuadra, a continuar en tres de los cinco grupos de trabajo comunes en cada legislatura donde venía participando desde las elecciones del 2015.

El análisis, que no tiene carácter vinculante, destaca que frente a ese poder de decisión de los grupos y conforme a lo recogido en el Reglamento del Parlamento (artículo 13.2), sus señorías pueden oponer como límite su derecho a formar parte de, al menos, dos comisiones. «Por el contrario -agrega el Consejo Consultivo que preside Joaquín Espert- no se confiere a los diputados el derecho a decidir si forman parte o no de la comisiones parlamentarias ni, por tanto, el derecho a renunciar libremente a la pertenencia a aquellas de las que son integrantes».

El informe viene a escribir un capítulo más de la polémica que arrancó con el escrito presentado por la exportavoz del PP a la Mesa el 19 de julio donde solicitaba que se diera por formalizada su baja en tres comisiones y limitarse a participar en las de Educación (donde ostentaba la presidencia) y la Diputación Permanente. La petición, que coincidió con su cambio de rol en el hemiciclo tras la elección de José Ignacio Ceniceros como presidente del PP y ser relevada por Jesús Ángel Garrido al frente de la portavocía, fue respondido por el máximo órgano del Parlamento tomando conocimiento de él «sin aceptar la renuncia» y remitiéndolo al Grupo Popular. Arruga presentó luego un recurso de reconsideración al observar una extralimitación sobre lo que, a su juicio y según diversas fuentes jurídicas, es una decisión individual de cada diputado. En contra de la opinión de los letrados de la Cámara, la Mesa desestimó -con el único voto en contra del popular Félix Vadillo que discrepó así de la posición de la presidenta Ana Lourdes González- la petición de la también exconsejera de Hacienda en el último Gobierno de Pedro Sanz tras oír además a la Junta de Portavoces. Una decisión que adjuntó la solicitud al Consejo Consultivo del informe que ahora se conoce con la intención de arrojar luz sobre una coyuntura inusitada en el Parlamento regional y tras las que subyace las discrepancias cada vez menos soterradas de Arruga y otros compañeros de bancada con la actual dirección.

En el ínterin, el Grupo Popular acometió una reordenación de los equipos de trabajo parlamentarios «para ajustar mejor las disponibilidades» substanciada en un solo cambio: la salida de Arruga de la comisión de Educación. A fecha de hoy, la exportavoz figura como integrante de la Institucional, Políticas Sociales y la Diputación Permanente. La situación es susceptible de ser recurrida al Tribunal Constitucional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos