Condenados por robar el dinero de las cuentas de numerosos compatriotas pakistaníes

Los procesados, doce miembros de una banda, suplantaron la identidad de distintas personas en La Rioja, entre otras regiones

LA RIOJA Logroño

La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a 12 miembros de una banda -en su mayoría, de nacionalidad pakistaní- que sacó dinero de numerosas cuentas de compatriotas tras suplantar su identidad entre 2012 y 2014. Los procesados deberán indemnizar a los perjudicados -particulares y bancos- con más de 334.000 euros.

La sentencia, hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, condena a los acusados a penas de prisión de entre 1 año y 7 meses y 3 años, así como a multas de entre 910 y 2.255 euros por los delitos de pertenencia a grupo criminal, falsificación y estafa. El fiscal, las acusaciones y las defensas realizaron una calificación conjunta de los hechos al inicio del juicio.

La sentencia establece como probado que los doce acusados formaban parte de un grupo organizado que se dedicaba a obtener información sobre compatriotas suyos titulares de cuentas corrientes en distintas entidades bancarias para, posteriormente, confeccionar los documentos de identidad necesarios -principalmente tarjetas de identidad de extranjeros con los datos correctos pero con la fotografía del suplantador- y presentarse en las sucursales tras suplantar la identidad del titular para retirar el dinero que había en las mismas.

El método utilizado

Los procesados actuaron primero desde la localidad de Burriana (Castellón), donde algunos de ellos residían y desde donde se desplazaban a otras poblaciones para posteriormente disgregarse, formando subgrupos que se ubicaron en La Rioja, Barcelona y Lleida, desde donde actuaban por toda España.

La estructura interna del grupo funcionaba con un jefe, su ayudante, los falsificadores y los suplantadores -que acudían a las entidades bancarias y retiraban los fondos haciéndose pasar por los verdaderos titulares- y otros partícipes que ejecutaban funciones de conducción e intendencia para el grupo.

Entre agosto de 2012 y diciembre de 2014, salvo uno de ellos que sólo actuó hasta febrero de 2014, siguiendo este patrón participativo. Los acusados deberán indemnizar en concepto de responsabilidad civil con más de 334.000 euros a las víctimas -122.891 euros a particulares y 211.149 euros a tres entidades bancarias por las cantidades que restituyeron a sus clientes perjudicados por los hechos-, así como a otros tres bancos en la cantidad que resulte determinada en ejecución de sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos