El Colegio de Enfermería insta a los profesionales de la salud a denunciar las agresiones

LA RIOJA

logroño. El Colegio de Enfermería de La Rioja condenó ayer «rotundamente y sin paliativos» las agresiones sufridas por una enfermera y una médico el pasado lunes mientras atendían a un paciente en el centro de salud de Lardero, indicó en un comunicado de prensa.

Ambas profesionales sufrieron lesiones leves, «mientras ejercían su labor, que se desarrolla en continua relación con las personas, que son su razón de ser, pero que en algunas ocasiones -aunque todas ellas deben ser siempre denunciadas- se ven sometidas a agresiones tanto verbales como físicas, que si no pueden ser erradicadas, al menos deben ser penadas por la autoridad competente», apunta la nota de la entidad colegial.

Asimismo, señaló que como corresponde al Servicio de Salud del Gobierno de La Rioja, «desde el primer momento activó el protocolo pactado para estos casos en el Observatorio de la Violencia del que el Colegio de Enfermería forma parte desde su creación, correspondiéndonos emprender las acciones jurídicas en defensa de nuestros colegiados».

El presidente del Colegio de Enfermería, Pedro Vidal, exhortó también a todos los profesionales sanitarios a que «no dejemos sin denunciar ni una sola de las agresiones, ya sean de palabra o físicas. Es la forma de combatir la violencia y de luchar contra esta lacra social para poner ante los tribunales de Justicia a los violentos».

El sindicato STAR se pronunció también al respecto e instó a la revisión y evaluación del plan específico de prevención y atención al profesional del SERIS.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos