El colectivo musulmán rechaza implantar de forma gradual la asignatura de Islam

Representantes de la comunidad islámica en La Rioja, ayer, a las puertas del centro público General Espartero, en Logroño. :: juan marín
/
Representantes de la comunidad islámica en La Rioja, ayer, a las puertas del centro público General Espartero, en Logroño. :: juan marín

Representantes de esta comunidad presentaron ayer recursos de ejecución de los fallos que reconocen el derecho de dos familias a que sus hijos reciban clases de Islam en sus colegios

C. NEVOT LOGROÑO.

Tres días después de que la Consejería de Educación confirmara que a partir de septiembre la asignatura islámica entrará en las aulas riojanas, pero de forma gradual, representantes del colectivo musulmán en la región, en una rueda de prensa, rechazaban ayer de plano la propuesta de la Administración y exigían que se implante en todos los niveles y en todos los centros en los que haya la ratio mínima de 10 alumnos.

Para Marian Aretio, miembro de este colectivo, la propuesta de Educación trasladada a la Comisión Islámica en las dos reuniones que ha mantenido hasta el momento para diseñar cómo introducir la religión islámica en las aulas poco difiere de la que ya hizo en noviembre pasado, nada más conocerse que la Justicia reconocía el derecho de dos familias a que sus hijos recibieran clases de Islam en sus colegios. «Lo que antes llamó prueba piloto ahora es de forma gradual y al final es poner otro vestido a la misma propuesta», aseguró.

«Es inadmisible que haya una prueba piloto -incidió- porque esto no es un experimento ¿Cuántas veces tenemos que recordar al consejero que estamos hablando de un derecho?». Además, la firma de un convenio con la comunidad islámica, como así anunció el consejero Alberto Galiana, en el que se recoja la implantación progresiva de esta materia en los colegios riojanos «supondría institucionalizar y perpetuar la discriminación por confesión religiosa». También rechaza que la Administración justifique la implantación gradual por problemas organizativos, cuando la comunidad musulmana tiene a 27 posibles candidatos que cumplen los requisitos.

LA FRASE Marian Aretio Comunidad islámica «¿Cuántas veces tenemos que recordar al consejero que estamos hablando de un derecho?»

En este contexto, explicó que ayer mismo presentaron sendos recursos de ejecución de los mencionados fallos judiciales para que, una vez transcurridos los dos meses del periodo voluntario de ejecución -como así ha ocurrido- sin que se hayan ejecutado, «el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja (TSJR) dé un toque a la Consejería para que los cumpla», apuntó.

También se refirió a una reciente sentencia que desestima el recurso presentado por una familia de Haro. Un pronunciamiento contrario al que la Justicia dictó el pasado mes de noviembre y que el juez justifica en que «el recurrente no presentó la solicitud en el plazo de matrícula para el curso escolar, pues ni este está abierto en febrero ni el documento presentado corresponde a la matriculación para el curso escolar», apunta el fallo.

Sería, por tanto, una cuestión más de forma que de fondo, de ahí que Aretio criticó que no exista un modelo oficial de solicitud y que se hable de plazos cuando ni siquiera «nos facilitan la solicitud».

De cara al periodo de escolarización, que arranca el próximo mes de abril, y en el que, según anunció el titular de Educación, Alberto Galiana, las familias deberían solicitar la asignatura de religión islámica, Marian Aretio aseguró que estarán «atentos para ver si facilitan o no un impreso de libertad religiosa» en el que se les posibilite que puedan elegir, dentro de la asignatura de religión, la islámica, al ser una de las cuatro que están reconocidas, junto a la católica, la judía y la evangélica. En caso afirmativo, lo rellenarán y si la Consejería de Educación no facilita un impreso en el que las familias puedan especificar una de las cuatro religiones, la comunidad islámica se verá obligada a elaborar y presentar un nuevo modelo. Esto supondría recurrir a la rematriculación de todos los alumnos musulmanes que estudian en La Rioja, -entre 4.500 y 5.000, de acuerdo con sus cálculos- lo que supondría una carga administrativa y un trabajo extra en un momento ya de por sí con mucho trabajo en los centros educativos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos