El colectivo musulmán exige a Educación clases de islam en todos los ciclos

La comunidad islámica rechaza la pretensión de implantar la asignatura de forma experimental tras la sentencia que avala el derecho de dos alumnos

E. SÁENZLOGROÑO

La sentencia del Tribunal Superior de La Rioja que reconoce el derecho de una madre afincada en la comunidad a que sus dos hijos reciban clases de islam debe cumplirse de forma inmediata y en todos los ciclos. Así lo reclamó ayer la demandante, Marian Aretio, quien acompañada por otros miembros y colectivos de la comunidad musulmana subrayó la transcendencia de un fallo que viene a satisfacer una demanda histórica amparada tanto por la Constitución como por la Ley 26/1992 que aprobó el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica para la impartición de esta asignatura, rompiendo así el «bloqueo institucional» con que había chocado hasta ahora.

Para Aretio, el anuncio por parte de Educación de responder a esta obligación que beneficiaría al conjunto de los interesados el próximo curso de forma experimental resulta insuficiente. «La sentencia revoca la resolución de la Consejería del 10 de abril que desestimó el derecho que yo ya reclamaba para este año», explicó entendiendo, además, que esa solicitud debe hacerse extensiva a todos los ciclos en los que la asignatura de Religión forma parte del currículum y es evaluable. «No se trata de algo pionero ni que debería aplicarse como prueba piloto, sino que está establecido por ley», dijo para recordar que la normativa ampara al resto de confesiones -católica, judía y evangélica- con notorio arraigo. A su parecer, la progresividad planteada contraviene el fallo y corre el riesgo de que, como ha sucedido en otros territorios, la enseñanza de islam quede estancada.

Además de tener que abarcar desde Infantil hasta Bachillerato, el derecho fundamental amparado por el TSJR tampoco tendría necesariamente que ceñirse a la escuela pública. Al menos así lo cree Aretio, para quien tampoco debería haber inconveniente en hacerlo extensivo a colegios concertados «siempre que no sea incompatible con los valores del centro».

LA FRASE Mariam Aretio Demandante «No se trata de algo pionero ni que deba aplicarse como prueba piloto, sino un derecho establecido por ley»

La comunidad islámica en La Rioja tampoco comparte el argumento esgrimido por el Ejecutivo de José Ignacio Ceniceros una vez que se dio conocer la sentencia en relación a las «dificultades técnicas» que conlleva implementar la asignatura de islam en las aulas riojana. La «progresividad» planteada por el Ejecutivo contrasta con el hecho de que, como también recoge el fallo, existe un interlocutor directo con la Administración (la Comisión Islámica de España), se ha facilitado un listado de profesores (27) que reúnen las condiciones para impartir clases de islam, hay libros de texto reglados y más de 24 centros superarían la ratio de alumnos exigida (10) para hacer efectivo el derecho. Y todo ello, pese a que, como denunció Aretio, la Consejería no aportó el curso pasado un anexo para que cada familia pueda escoger entre valores o las cuatro opciones de religión amparadas por la legislación.

La sentencia deja un plazo de 20 días para la virtual presentación de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Aunque el Gobierno regional indicó su voluntad de cumplir el fallo y desarrollar paso a paso este tipo de enseñanza, en la misma nota advertía de un análisis jurídico más pormenorizado. Fuentes del Palacete confirmaron ayer que aún no hay decidido si se optará por recurrir. Aretio indicó que aún así no quedaría paralizada la decisión del TSJR, e incluso adelantó la opción de presentar un recurso de ejecución instando a hacerla efectiva.

Otra madre en la misma coyuntura -las demandas deben ser nominales- reclamó un mes después que Aretio el mismo derecho, de forma que previsiblemente se fallará en breve en iguales términos al generar jurisprudencia. Según sus cálculos, 3.000 alumnos riojanos en Primaria podría beneficiarse del derecho reconocido ahora por la Justicia.

En un comunicado, el sindicato STE-Rioja apuesta por «la neutralidad y laicidad» en la escuela pública el próximo curso académico.

Fotos

Vídeos