Ciruelas a merced del cielo

Ciruelos en flor en la zona de Nalda el pasado domingo. :: sonia tercero/
Ciruelos en flor en la zona de Nalda el pasado domingo. :: sonia tercero

El frío inicio de la primavera dificulta la polinización del cultivo

P. HIDALGO NALDA.

En Nalda no apartan estos días la vista del cielo en esta primavera con rasgos más propios del invierno. Si la semana pasada permanecieron pendientes de la evolución de la meteorología por si un nuevo temporal pasaba por agua su Fiesta del Ciruelo en Flor, ahora continúan atentos de lo que el astro pueda deparar porque su cultivo estrella (la Ciruela Reina Claudia) está inmerso en la fase de la polinización.

«Se trata del momento álgido», señala la secretaria de la Asociación PANAL, Raquel Ramírez. Y es que la buena marcha de este proceso de transferencia del polen determinará la producción de frutos.

LOS DATOS

80.000
kilos de ciruelas entraron en la Cooperativa naldense en la pasada temporada, marcada por la sequía.
150.000
kilos de esta fruta emblemática de Nalda suele recoger la Cooperativa en una campaña normal.

«Aún resulta pronto para valorar cómo puede resultar la campaña de la ciruela de este año, ya que ahora viene la polinización y todavía pueden darse heladas», indica Ramírez.

No obstante, la representante de PANAL, colectivo organizador de la Fiesta del Ciruelo en Flor junto a la Cooperativa de Frutos del Campo Nuestra Señora de Villavieja, no oculta que en Nalda se encuentran «preocupados» por cómo este intempestivo arranque de la primavera puede afectar al desarrollo de la temporada de la Ciruela Reina Claudia. «De por sí este cultivo ya tiene dificultades de polinización y con tanta lluvia, más», expone Ramírez.

La secretaria de la Asociación PANAL apunta que convendría que saliera algo el sol «para que el polen se expandiera con más fuerza». También que soplara «un poco de brisa», ya que el viento constituye uno de los agentes polinizadores junto con los insectos. «Estos últimos además con el mal tiempo se retraen», agrega Ramírez.

Lo que a estas alturas dan casi por sentado en la localidad es que la campaña de la ciruela «va a venir tardía» con tanta humedad. En cualquier caso, confían en que resulte más abundante que en la pasada temporada cuando la «atroz sequía» mermó la cosecha. En la Cooperativa naldense entraron unos 80.000 kilos de ciruelas, cerca de la mitad de lo que se recoge en una campaña normal, cuando se rondan los 150.000 kilos de esta fruta emblema de Nalda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos