CIGARRERAS CONCIENCIADAS

Cigarreras en la plaza de toros de Calahorra en 1929. :: Foto bella/
Cigarreras en la plaza de toros de Calahorra en 1929. :: Foto bella

MARCELINO IZQUIERDO

La inauguración de la fábrica de la Compañía de Tabacos en Logroño, el 14 de junio de 1890, impulsó de forma determinante el mercado laboral femenino, que en la provincia aún aguardaba el progreso de la Segunda Revolución Industrial. Fueron las mujeres más humildes las que afrontaron el proceso de selección para cubrir los puestos de cigarreras, quienes, por primera vez, iban a percibir un sueldo por su trabajo. Una década más tarde, esta empresa pública ya daba empleo a 540 mujeres y a 80 hombres.

Permitió la neutralidad española durante la I Guerra Mundial que la industria conservera prosperara como la espuma en La Rioja, lo que fomentó todavía más el papel de las mujeres en fábricas y talleres, que se unían de esta manera al estatus ya consolidado de las cigarreras logroñesas y de otras localidades, como puede contemplarse en la fotografía adjunta que inmortalizó Bella en Calahorra, allá por 1929.

«Las cigarreras organizaban fiestas, levantaban arcos y decoraban balcones cuando llegaban las autoridades, colaboraban en sociedades altruistas, recreativas o culturales -explica el historiador Francisco Bermejo-. Pero, sobre todo, aprendieron a defender con uñas y dientes su condición y sus derechos como trabajadoras».

Estas mujeres de armas tomar enfrentaron su mayor desafío cuando en los estertores de 1920 se opusieron al reglamento que Tabacalera impuso a la hora de reclutar aprendices. El mismo día de los Inocentes -¡menuda paradoja!-, cigarreras y cigarreros se encerraron en el antiguo convento de La Merced. Y en la fábrica vivieron la Nochevieja y el Año Nuevo hasta que, ya por la tarde, la amenaza de un asalto policial les hizo abandonar la protesta. El conflicto se alargó hasta el 14 de febrero y llegó, incluso, hasta las altas instancias de Madrid. Sin embargo, ninguna de las reivindicaciones fue atendida y 15 empleados sufrieron sanción. Tendrían que esperar las cigarreras a los años 30 para que sus demandas fueran aceptadas por la Compañía Arrendataria de Tabacos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos