El CIBIR prueba un medicamento para prevenir la pérdida de memoria

Alfredo Martínez, en las instalaciones del CIBIR. :: sonia tercero/
Alfredo Martínez, en las instalaciones del CIBIR. :: sonia tercero

El tratamiento, patentado por científicos de La Rioja, se experimentará en ratones para, en caso de demostrarse efectivo y testarlo en humanos, poder aplicarse al Alzheimer

E. SÁENZ LOGROÑO.

El Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR ha desarrollado y patentado un nuevo medicamento orientado a ralentizar la pérdida progresiva de memoria. Se trata del paso siguiente al dado a finales del año pasado, cuando el equipo liderado por el investigador principal de la Unidad de Angiogénesis, Alfredo Martínez, determinó que la ausencia de una proteína -la adrenomedulina- bloquea la pérdida de memoria y la expresión en el cerebro aumenta con el paso del tiempo.

A partir de ahí, el objetivo ahora es demostrar si la disminución de la actividad de esta proteína mediante el empleo del nuevo medicamento es capaz de aminorar la coyuntura en ratones. La capacidad de memoria de los animales se evaluará en dos fases. En primer lugar, se dividirá a los ratones jóvenes y que no presentan pérdidas de memoria asociada a la edad en dos grupos. El primero recibirá el fármaco, mientras al grupo de control se le administrará una dosis de placebo. Al cabo de unos meses, cuando la pérdida de memoria haya hecho aparición, se repetirán las pruebas para poder comprobar así si los ratones tratados con el medicamento mantienen mejor sus recuerdos que el resto.

El procedimiento seguirá una pauta ya determinada. Los científicos del CIBIR acostumbrarán a los roedores a la presencia de dos objetos iguales en su territorio para, después de un cierto periodo, cambiar uno de los objetos habituales por otro. Así, el tiempo que el ratón emplee en reconocer y analizar ambas referencias ofrecerá un valor proporcional a su capacidad retentiva. Los resultados serán publicados a finales de año y, si demuestran la eficacia de este inhibidor en animales de experimentación, se pasará al desarrollo preclínico y clínico para comprobar sus efectos en seres humanos y la ausencia de toxicidad. «Aún es temprano para que haya un interés por la industria farmacéutica, pero en cualquier caso el objetivo final, en caso de que se demuestre la efectividad del fármaco y se cumplimenten todas las fases que exige una investigación de estas características, es que pueda servir para desarrollar un tratamiento eficiente contra el Alzheimer», apostilló Martínez acompañado por la titular de Salud del Gobierno regional, María Martín, quien enfatizó la trascendencia de esta investigación en su presentación por cuanto se orienta «a una de los principales patologías que afecta a nuestras personas mayores y que en la comunidad padecen cerca de 2.000 personas y sus familias». No es la única línea de investigación que lleva el sello del CIBIR, como recordó la consejera. «Este ambicioso proyecto se une a otros que se desarrollan en el centro y contribuyen tanto a consolidar la excelencia científica en nuestra región como a implementar nuevas terapias que mejoren la calidad de vida de los pacientes», reflexionó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos