«El PP ha cerrado sus heridas, aunque alguna igual supura todavía»

José Ignacio Ceniceros, en un momento de la entrevista con Diario LA RIOJA, el jueves pasado. :: Juan Marín

Con las riendas del Gobierno de La Rioja y del Partido Popular en sus manos desde abril, José Ignacio Ceniceros llama a la unidad de los suyos con la vista en la cita electoral del 2019. «¿Seré candidato? Yo creo que en el congreso ese tema quedó claro»

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Ni si ni no ni blanco ni negro. José Ignacio Ceniceros tiene razones para brindar, pero no lo hace; dispone de motivos para presumir, pero evita los alardes; debe estar feliz tras culminar la hoja de ruta que diseñó en el verano del 2015, pero lo disimula. Llegados al ecuador de la legislatura, por delante se le presentan dos años más de mandato sin ninguna de las cargas heredadas y con la seguridad de que él elegirá las fotografías que ilustrarán los próximos carteles electorales.

Más

Sin una palabra más alta que otra y armado con su amable y perpetua sonrisa, no tuerce el gesto ni a la hora de rememorar el congreso popular del pasado 1 de abril en el que algunos trataron, sin éxito, de acuchillarle. «No soy rencoroso, pero a veces cuesta olvidar algunas cosas», admite en esta entrevista con Diario LA RIOJA, en la que como buen aficionado cinegético sabe que hay ocasiones en las que ya no merece la pena malgastar munición. Y menos con algunas piezas que ya han desaparecido del catálogo de caza mayor.

- En nuestra visita anterior, en vísperas de Nochebuena, nos dejó un titular rotundo: «Me hubiese gustado haber tenido más apoyo de mi partido». Hoy, siete meses después, como reclamó, tiene las riendas del Gobierno de La Rioja como del Partido Popular.

- Pues tengo que decir que ese apoyo que reclamaba de mi partido lo estoy teniendo. Hemos conseguido alinear las políticas del grupo parlamentario y del partido con el Gobierno, por tanto yo estoy muy satisfecho.

- ¿Se han cerrado ya las heridas que dejó el congreso regional del PP del 1 abril?

- En líneas generales sí, se han cerrado. Es cierto que cuando hay un congreso como el que tuvimos siempre se abren algunas heridas y algunas cuesta más suturarlas y, de hecho, puede que alguna quede por ahí todavía supurando; pero este es un partido vivo. El congreso ya pasó, además con una gran participación, en él dimos muestra de ser un partido muy democrático y desde el día siguiente a su cierre nos pusimos a trabajar y en ello seguimos.

Ceniceros ofrece un pacto por las infraestructuras y anuncia la licitación de la ronda sur de Logroño antes de fin de año por el protocolo con FomentoJosé Ignacio Ceniceros Jefe del Ejecutivo regional

- Se dijo que no era el candidato de Génova, pero sí lo fue de decenas de alcaldes riojanos que llenaron de apoyos con su nombre las urnas. ¿Qué voces escucharon en Madrid? ¿Siendo el presidente del Gobierno de La Rioja, no se sintió maltratado por el aparato nacional?

- Yo tenía plena confianza y sí que era el candidato de la mayoría de los miembros del Partido Popular de La Rioja, lo que se demostró en el congreso. Además, como ha dicho, contaba con el apoyo de más de cien alcaldes de nuestras comunidad y eso lo sigo palpando cada día, por ejemplo en el actual proceso de renovación de las juntas locales. Respecto a Madrid, yo no me sentí maltratado porque estaba en contacto con quien tenía que hablar de la dirección del partido y estaba tranquilo en ese sentido, lo que sí es cierto es que pudo haber, no malas interpretaciones, pero sí informaciones muy interesadas que se filtraban a los medios de comunicación. Quien me conoce y quien estuvo a mi lado durante esos meses sabe de la tranquilidad que yo tenía y también de los apoyos con los que contaba.

Borrón y cuenta nueva

- Hablaba de la renovación de las juntas locales. ¿Se va a aplicar el principio de que el alcalde sea el presidente de la junta local en consonancia con la tesis de que el jefe del Ejecutivo regional lo debía ser también del Partido Popular de La Rioja?

- Yo estoy de acuerdo con eso y así se lo trasladé al alcalde de Calahorra, Luis Martínez Portillo, hace ya más de un mes. Al margen de que quiero dejar muy claro que yo como presidente del partido no me voy a inmiscuir en la renovación de las juntas locales, también quiero decir que el alcalde de Calahorra, que no me apoyó en el congreso, me anunció que se quería presentar y yo le dije que me parecía lo lógico lo mismo que defendía que como presidente del Gobierno de La Rioja me presentase a la presidencia del partido como había ocurrido siempre.

- Aunque trató de mantener su estilo, aquellos días dejó algunas 'perlas': «He visto cosas que no me han gustado» o «Hay personas que me han decepcionado, no Cuca, que ha tenido un comportamiento ejemplar». ¿Hoy, con el poso que da el tiempo transcurrido, esas frases siguen en su cabeza?

- Me ratifico al cien por cien en eso que dije. Mantengo lo que dije sobre Cuca, con la que mantengo una buena relación, y también que había formas que no me habían gustado, pero eso está olvidado, se terminó el congreso y no seré yo quien vuelva a resucitar todo eso. Borrón y cuenta nueva. Mi intención siempre ha sido buscar la unidad, que es lo más grande que puede tener un partido político.

«Tiene un recorrido político brillante, ¿por qué no iba a estar en un Gobierno mío? Estaría encantado, pero falta muchísimo para eso» Cuca Gamarra

«No soy rencoroso y creo que doy muestras continuas de ello, lo que pasa es que a veces cuesta olvidar algunas cosas» Congreso del PP

«¿Que si se ha quedado alguien en tierra? No, todavía el carro va despacio y aún se pueden subir» Unidad del partido

«No estaría mal que se vaya repartiendo un poco y si hay mejora económica puedan subir también los sueldos» Subidas salariales

- ¿Esa relación con Cuca Gamarra es buena hasta el punto de pensar en que podría tener un puesto en un hipotético Gobierno futuro de Ceniceros cuando ella deje la Alcaldía de Logroño?

- Es que eso es adelantar mucho los acontecimientos, pero en el Gobierno siempre tienen que estar las personas que elija el partido y las personas que mejor lo pueden hacer y, en este sentido, Cuca tiene un recorrido político brillante y de muchos años y si tuviera que estar en ese hipotético Gobierno que usted dice ¿por qué no iba a estar? Por supuesto que yo estaría encantado, pero falta muchísimo, todavía no se sabe quiénes van a ser los candidatos y mucho menos quién va a gobernar.

- En aquellas confesiones utilizó el plural, lo que se tradujo como que, además de por Pedro Sanz, se sintió desilusionado por otros compañeros. Sé que no va a dar nombres, pero puede decir si fueron 2, 3, 10...

- Pocos, pero insisto eso es agua pasada.

Un carro que aún va despacio

- Tras su triunfo aseguró que no es rencoroso, pero también admitió que «hay cosas que no se olvidan». ¿Se ha cobrado o piensa cobrarse alguna factura personal?

- Desde luego que no soy rencoroso y creo que doy muestras continuas de ello, lo que pasa es que a veces cuesta olvidar algunas cosas. El ejemplo más claro es el alcalde de Calahorra, al que citaba antes. Yo creo que Calahorra es el municipio en el que en más ocasiones he estado desde el congreso, en parte porque me lo ha pedido él. Yo podía haber dicho tú estuviste en la otra parte pues ahora ya no... No, todo lo contrario. Y como con el alcalde de Calahorra lo estoy demostrando con otros alcaldes, ojalá todos hiciesen lo mismo que estoy haciendo yo.

- En su mensaje de unidad postcongresual animó a todos los populares a subirse al carro para fortalecer el partido. ¿Ha echado de menos a alguien? ¿Se ha quedado alguien en tierra?

- No, todavía el carro va despacio y aún se pueden subir. Yo dije que el carro echaba a andar despacio y sigue despacio todavía, con lo que cada vez es más numeroso el grupo que está en él. No sé si vamos a caber todos o deberemos poner una plataforma supletoria para que se puedan subir los pocos que quedan abajo.

- Sin coordinador general en el partido, ha optado por convertir a María Martín en la primera mujer en asumir la Secretaría General.

- La figura del coordinador del partido sigue ahí aunque de momento no hemos nombrado a nadie. Hay una secretaria general, cinco vicesecretarios y está el presidente, que somos los que estamos llevando las riendas de la dirección del partido

- La consejera de Salud no figuraba en las quinielas, ¿es un mensaje a alguien o una cuestión de talantes, capacidad de diálogo y negociación?

- Usted lo ha dicho, es una cuestión de talantes entre otras cosas. Yo estoy encantado con la decisión que tomé porque es una mujer supertrabajadora y, además, muy querida en la organización del partido, que es lo que estoy viendo cada día. Ella es la que está más implicada en la organización porque este presidente hay veces que no llega a todo.

- Teniendo ella lo suyo también como consejera de Salud, un área siempre en el centro de las críticas, la última por el cierre vespertino en agosto de los centros de salud de Logroño.

- Las críticas hay que entenderlas de donde vienen. Los centros de salud van a cerrar por las tardes solo quince días de agosto y es lo mismo que se está haciendo en toda España. Además de que se garantiza el mantenimiento de la asistencia en el Carpa, hay que pensar en los profesionales que también tienen derecho a disfrutar de sus vacaciones. María Martín tiene el respaldo de todo el Consejo de Gobierno y el mío personal en todas las decisiones que está tomando. No podemos olvidar que la situación de la sanidad en La Rioja ha mejorado y mucho en estos dos últimos años y así lo acreditan las notas que obtiene en todas las evaluaciones, en especial por los propios usuarios. ¿Que podemos mejorar? Seguro, pero ahora mismo hay un buen clima entre los profesionales de la sanidad, un ambiente que a lo mejor en otras épocas no lo había.

Labor satisfactoria

- Volvamos al principio, está donde quería y eso le garantiza su deseo de intentar una segunda legislatura al frente del Ejecutivo regional. Aunque sé que me va a decir lo mismo, que falta mucho, se lo pregunto directamente: ¿Va a ser el candidato del PP en las autonómicas del 2019?

- Yo estoy donde ha querido mi partido. Soy el presidente del Gobierno de La Rioja porque mi partido me propuso para que estuviese ahí y estoy en la presidencia del partido porque así lo han querido también la mayoría de afiliados. Llevo militando en este partido 37 años y siempre he estado a su disposición, para lo bueno y para lo malo. Cuando he tenido que dejar un cargo lo he hecho y me he ido sin pegar ningún portazo y cuando me ha vuelto a llamar he regresado y siempre buscando el bien del partido. ¿Seré candidato? Pues yo creo que en el congreso ese tema quedó muy claro, aunque es una decisión que de aquí a dos años que quedan tomaremos.

- Lo cierto es que cuando concluya esta legislatura parece que no va a servir casi ningún cartel electoral, ni el autonómico, ni el municipal de Logroño ni, al año siguiente, los de las generales ¿Tiene ya en mente qué rostro puede estamparse en el de la capital riojana?

- Cuando llegue, llegará.

- El principal partido de la oposición, el PSOE, sí ha tenido primarias. ¿Usted también prefería, como los militantes socialistas, a Francisco Ocón antes que a Félix Caperos en la secretaría general?

- Yo tengo que respetar lo que deciden los militantes de otros partidos y a mí en este caso concreto me da igual uno que otro.

- ¿Ha hablado con él? ¿Cómo es su relación con el nuevo líder socialista que, además, no será rival en las urnas autonómicas?

- Mi relación es buena con todos los diputados del Parlamento de La Rioja. Yo hablé con él por teléfono, no la misma noche porque era una hora muy poco prudente para llamar, pero sí al día siguiente a las ocho y media de la mañana.

- En La Rioja hemos llegado al ecuador de la legislatura. Recién cerrado el curso político, ¿de que se siente más satisfecho?

- Yo creo que si hacemos un balance de estos dos años podemos decir que hay un buen clima de diálogo y eso se demuestra en el Parlamento de La Rioja. A la vez, desde el punto de vista económico, estamos teniendo un crecimiento y estamos en una situación similar a la anterior a la crisis. La Rioja sigue creciendo, se está creando empleo, estamos cumpliendo con la estabilidad presupuestaria, el déficit y la deuda... Podemos estar satisfechos, aunque seguro que podemos hacer más y en eso estamos. Puedo decir que este Gobierno escucha a todo el mundo, que se pueda atender a todos... Aunque hacemos lo posible.

- La última cifra de paro registrado habla de 16.797 al cierre de junio y este pasado jueves la EPA lo situó en 16.600.

- Poco a poco vamos reduciendo la cifra de desempleados, pero nuestra obligación es no parar hasta que todo el mundo tenga un trabajo. Llevamos 44 meses consecutivos reduciendo el paro y ese va a seguir siendo el principal objetivo del Gobierno.

- Esa tarea no la ponen fácil los cierres de Altadis, Unipapel...

- Sí, ese es uno de los temas más delicados que hemos tenido, sobre todo el caso de Altadis, en especial por las formas. Fue duro porque era una empresa que llevaba aquí más de 120 años y estaba teniendo unos buenos rendimientos, pero las multinacionales son así. El caso de Unipapel es distinto. Pero bueno, también están viniendo empresas y poco a poco nuestro tejido industrial se está fortaleciendo. A pesar de no tener aquí ya a Tabacalera, nuestros resultados de exportaciones son muy positivos y en los cinco primeros meses de este año hemos crecido un 9,7%.

- En esa labor de mejora de la situación de los riojanos anunció en el reciente debate sobre el estado de la región un paquete de medidas fiscales que deberán salir adelante en el Parlamento. Hay grupos de la oposición y expertos que discuten la idoneidad de eliminar el Impuesto de Patrimonio y que, a la vez, tildan de rácana la rebaja del IRPF. ¿Qué les diría?

- La rebaja del IRPF es de medio punto y a mí todo lo que sea rebajar me parece bien porque menos es nada. Junto a eso proponemos medidas para luchar contra el reto demográfico con ayudas a los nacimientos en aquellos municipios pequeños. Respecto a la eliminación del Impuesto de Patrimonio, ya la llevábamos en la Ley de Medidas Fiscales y nos lo echaron para atrás, pero volveremos este año otra vez y quien lo rechace lo tendrá que explicar.

Apoyo a las subidas salariales

- Estamos en tiempo de demandas. Los funcionarios reclaman la devolución de sus derechos, incluida la jornada laboral semanal de 35 horas. ¿Es viable?

- La jornada de 35 horas no depende de nosotros, sino del Gobierno de España y en alguna comunidad que se les había concedido se ha recurrido. Creo que lo que estaba en nuestra mano lo hemos hecho y la negociación con los funcionarios de la Comunidad Autónoma ha ido bien porque era un deseo de este Gobierno y así se lo trasladé al consejero de Administración Pública, que es funcionario al igual que este presidente.

- Los asalariados y los sindicatos exigen también subidas salariales, en este caso, apoyados incluso por la ministra de Empleo, Fátima Báñez. ¿Coincide con su compañera de partido?

- Yo veo bien que se vaya recuperando el poder adquisitivo y especialmente en el caso de los funcionarios, que, al margen de los que se han quedado sin empleo, son los que más han perdido en estos años de crisis. No estaría mal que se vaya repartiendo un poco y si hay mejora económica puedan subir también los sueldos.

- Y cuando en esta tierra se habla de reclamaciones aparecen sobre la mesa las promesas y los planes sobre infraestructuras con polvo acumulado de años. El AVE llegará hasta Castejón y Miranda, pero que pise La Rioja cada vez parece más una utopía. Ustedes insisten en que si Navarra lo tiene, La Rioja también.

- Esa es una reivindicación nuestra y no vamos a bajar la guardia. De hecho aquí vino un ministro del PSOE a prometerlo pero luego nos la jugó y de ahí vienen ahora todos los males. De todas formas, el avance que se ha hecho ahora desde Zaragoza a Castejón nos beneficia a nosotros tanto como a Navarra. Por lo demás, en infraestructuras hay un protocolo firmado con el Ministerio de Fomento y, aunque sé que a muchos no les gusta, poco a poco se va materializando y prueba de ello vamos a tenerla en septiembre con el desvío de los vehículos pesados desde la N-232 a la AP-68

«Cansos de promesas»

- ¿De verdad no se puede hacer nada más con la N-232?

- Lo que está claro es que no se puede desdoblar de hoy para mañana y esta otra solución se puede tomar en dos o tres meses. Seguiremos avanzando y puedo asegurar que de aquí a finales de año vamos a tener otras buenas noticias derivadas de ese protocolo.

- ¿Por ejemplo?

- Pues que la ronda sur de Logroño se va a licitar en el último trimestre y posiblemente también saldrá la redacción del proyecto Alfaro-Calahorra... Hemos avanzado bastante y lo vamos a seguir haciendo, aunque poco a poco. Algunos lo critican, pero menos es no hacer nada.

- ¿Entiende el hartazgo de los riojanos?

- Claro que lo entiendo porque estamos todos cansos de las promesas, pero lo que hay que hacer es tener las cosas claras y nosotros las tenemos. Yo propuse un pacto de todos por las infraestructuras y lo vamos a tratar de sacar adelante, pero para eso, además de demostrar unidad, hay que dejar de pensar en el 2019. Debemos ver lo que tenemos y priorizar lo que es más necesario y avanzar poco a poco.

- Está a punto de comenzar el mes de agosto. ¿Podrá disfrutar este año por fin de vacaciones tras los dos movidos veranos anteriores o va a hacer como su homóloga madrileña, Cristina Cifuentes?

- El presidente coge vacaciones cuando se va de La Rioja porque si no no puede. Así que ya les adelanto que me voy a ir una semana fuera porque a partir del día 7 volveré a estar al pie del cañón porque tengo que atender muchos compromisos.

- ¿Cómo han sido estos dos años?

- Han sido muy intensos, no tiene nada que ver ser presidente del Parlamento de La Rioja a tener la responsabilidad del Gobierno.

- En estos casos se suele solicitar al entrevistado que se ponga una nota...

- No, yo no me voy a poner ninguna nota, las notas que las pongan los ciudadanos.

Fotos

Vídeos