Ceniceros: «Nuestra capacidad de gasto recupera niveles previos a la crisis»

El presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, durante la presentación ayer de los Presupuestos regionales. :: díaz uriel/
El presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, durante la presentación ayer de los Presupuestos regionales. :: díaz uriel

El jefe del Ejecutivo asegura que las cuentas del 2018 consolidarán los servicios públicos y permitirán crear empleo

LUIS J. RUIZ LOGROÑO.

José Ignacio Ceniceros no recurrió ayer a los tópicos para presentar las que serán -Presupuestos Generales del Estado mediante- las grandes cifras de La Rioja para el 2018. No dijo que se trata de unos presupuestos sociales -pese a que 72 de cada 100 euros tienen ese fin- ni que serán la palanca para generar más empleo, aunque apuntó que favorecerán ese objetivo. Pero el presidente regional tampoco obvió los elogios. Lo hizo afirmando, por un lado, que los 1.514 millones de euros que recoge el anteproyecto que ayer llegó al Parlamento regional representan el presupuesto más alto de la historia de la región y, por otro, que implican un particular viaje en el tiempo para reubicar la economía riojana en el año 2011: «Nuestra capacidad de gasto ha recuperado los niveles anteriores a la crisis». Esa traslación temporal la justificó en el desembolso no financiero previsto: 1.249 millones de euros para el 2018. Todo, eso sí, sin enfadar ni al ministro Montoro al aplicar los objetivos de estabilidad presupuestaria y consolidación fiscal «para que La Rioja siga siendo una comunidad cumplidora y creíble», ni, quiso barruntar, a Ciudadanos: «Recoge sus principales aportaciones».

Ambiciosos, prudentes, con decisión política, responsables y ajenos a la aventura. Con esas calificaciones fue salpicando Ceniceros la presentación de unas cuentas que asentó sobre tres pilares: «La consolidación de los servicios públicos, el favorecimiento de la actividad económica y la creación de empleo y la bajada de impuestos».

Más allá de las grandes cifras, de ese crecimiento del 4,23% respecto al ejercicio en curso pasado (61 millones en cifras absolutas), el jefe del Ejecutivo desgranó alguna de sus principales virtudes. Entre ellas, dijo, el aumento del gasto en Atención Primaria y Especializada, investigación biomédica y farmacia; los 17 millones que mejorarán la situación laboral del funcionariado; los 78 millones vinculados a la I+D+i; los 35,3 que recibirá la UR; los 2,6 con que se hará frente al reto demográfico; o los 8 de la Renta de Ciudadanía.

José Ignacio Ceniceros Presidente de La Rioja «Los presupuestos sirven para hacer frente a los retos que tenemos como comunidad autónoma»

Esa amalgama de números, junto a la cuarta reducción consecutiva de la deuda (de 28,6 millones el próximo año), se traduce en «unos presupuestos que sirven para hacer frente a los retos que tenemos como comunidad autónoma» y se adaptan a un escenario que, a modo de foto fija, también trazó Ceniceros: «La Rioja se encuentra en un buen momento tras encadenar tres años de crecimiento. Hemos sabido mantener los servicios públicos básicos y recuperar los derechos que se perdieron en la crisis. Además estamos creando empleo, cada vez de mayor calidad, crecemos en exportaciones, crece el PIB, recuperamos los niveles de inversión y gasto previos a la crisis y seguimos bajando impuestos».

Todas esas virtudes las echaron por tierra la CSIF y UGT. El primero de los sindicatos optó por hablar de un presupuesto «cicatero» con los empleados públicos al contemplar una partida «insuficiente» para su carrera profesional (6,1 millones). UGT, por su parte, abogó por la recuperación del poder adquisitivo de los funcionarios y «la jornada laboral de 35 horas y 18 horas lectivas para el personal docente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos