Ceniceros aboga por la eliminación total del impuesto de Patrimonio el próximo año

Andreu ante el resto del hemiciclo durante una de sus intervenciones ante el pleno celebrado ayer. :: miguel herreros

El presidente riojano se abre a negociar las Cuentas sobre los ejes del empleo, rebajas fiscales y gasto social

TERI SÁENZ LOGROÑO.

La aprobación de los Presupuestos de La Rioja para el presente ejercicio se demoró hasta abril por el devenir político a nivel nacional, pero los del 2018 entrarán en vigor el 1 enero, como así había sido costumbre, para que puedan desarrollarse en plenitud. Es el propósito que José Ignacio Ceniceros planteó ayer ante el pleno del Parlamento avanzando, además, cuáles serán las líneas maestras de unas Cuentas que ingresan ahora en una fase clave de negociación para concretarse y salir adelante. Un texto que, según el jefe del Ejecutivo, pivotará sobre los objetivos «irrenunciables» de mejora del empleo, el aumento del gasto social y la rebaja de impuestos «como instrumentos para la recuperación económica» y que miran hacia unas medidas concretas esbozadas ya en el último Debate del Estado de la Región. Por un lado, rebajar medio punto el IRPF; por otro, nuevas deducciones para familias y el entorno rural y, sobre todo, acometer la tantas veces invocada pero nunca materializada eliminación total del impuesto de Patrimonio que ahora está bonificado al 50%. «La voluntad de este Ejecutivo es que La Rioja siga siendo una de las comunidades donde menos impuestos se pagan», respondió a la pregunta oral formulada desde el propio Grupo Popular durante el pleno celebrado ayer.

Ceniceros tampoco olvidó cuál será otra de las llaves para aprobar el que será el tercer Presupuesto con él al frente del Palacete: arrancar el obligado apoyo de C's. El sucesor de Pedro Sanz destacó aquí el cumplimiento del acuerdo de gobernabilidad suscrito con la formación naranja, así como el grado de ejecución de las Cuentas del 2017 que cifró en el 50% en sólo cinco meses. Con esas premisas, el presidente regional invitó al conjunto de los partidos presentes en el hemiciclo a iniciar un proceso de negociación «profunda, seria y rigurosa» que tenga en consideración el capítulo de gastos pero también el de ingresos. Todo ello, sin descuidar el impulso de las políticas vinculadas a la digitalización, la I+D+i, la industrialización, educación, sanidad, el despliegue de la renta de ciudadanía y, tal y como ha reclamado C's esta misma semana, la presentación del proyecto de Ley de Presupuestos en un formato «más abierto» que permita conocer al detalle cada partida.

Evaluación

La intervención de Ceniceros sirvió como prólogo improvisado (o no) para el debate posterior de la proposición de C's instando al Gobierno a dar cuenta en el Parlamento de todos los informes de ejecución que se remiten a la Cámara para poder evaluar su cumplimiento por boca de cada uno de los consejeros. «Buena parte de las medidas que se aprueban en este hemiciclo se incumplen o se cumplen de aquella manera», se quejó Diego Ubis dudando si ello obedece a una falta de recursos o a la falta de voluntad del Ejecutivo.

El resto de la oposición aprovechó la ocasión para cargar contra C's por el respaldo dado al PP. «Ustedes tienen fácil que el Gobierno cumpla», espetó Ana Carmen Sainz, «y si no lo hace, rompan el acuerdo de investidura». Para Podemos, que se abstuvo en la votación al no ser aceptaba su enmienda de que la fiscalización propuesta se canalizara a través de un pleno extraordinario, el gabinete de Ceniceros «incumple sistemáticamente» lo acordado por el hemiciclo y su gestión es «un timo» para la ciudadanía. El PP negó ese escenario y por boca de Pedro Sáez Rojo apoyó la iniciativa «por convicción» y porque «nos gusta rendir cuentas», mientras que el socialista Francisco Ocón subrayó también el rol de C's -«ustedes son los que han decidido sustentar al Gobierno»- y se sumó a la PNL recordando a Ubis la opción lanzada por Concepción Andreu de explorar un presupuesto alternativo para el próximo año. «Ya es hora de que el PSOE asuma su papel de líder de la oposición», le respondió el portavoz de C's para reiterar su postura al respecto: el Gobierno es quien tiene que llevar el timón y el resto, vigilar que cumpla su deber.

Más

Fotos

Vídeos