UGT y CCOO reclaman la «solidaridad de todos» en los paros de dos horas por turno de mañana

Pegada de carteles en avenida de Colón, que dio inicio a las movilizaciones de carácter reivindicativo del 8 M. :: juan marín/
Pegada de carteles en avenida de Colón, que dio inicio a las movilizaciones de carácter reivindicativo del 8 M. :: juan marín

E. SÁENZ LOGROÑO.

UGT y CCOO visualizaron ayer el inicio de las movilizaciones previstas por los sindicatos mayoritarios en la comunidad con motivo del 8M con una pegada de carteles instando a sumarse a todas las movilizaciones con carácter reivindicativo. Por UGT, su secretario de Organización en La Rioja, Eusebio Paramio, hizo hincapié en los paros de dos horas por turno previstos para obligar al Gobierno a implementar medidas contra la desigualdad de género. El dirigente ugetista enfatizó aquí que la huelga está abierta a hombres y mujeres. «No está ceñida exclusivamente al colectivo femenino, porque nuestro deber y obligación como sociedad es luchar en conjunto contra las diferencias que conforman el actual modelo», argumentó para recordar que la agenda de protestas se completa con dos concentraciones ante el Palacete en horario de mañana y tarde (12 y 17 horas) y la manifestación que partirá a las 19.30 horas desde la glorieta del Doctor Zubía.

En sintonía con ese mensaje, Eunate García instó en calidad de responsable de la Secretaría de Mujer, Igualdad y LGTBIQ de CCOO a hacer extensivo el llamamiento a secundar la huelga al conjunto de la sociedad, al margen de su género. «Un conflicto social, como contra el luchamos el 8 de marzo, es solidario», justificó destacando el apoyo de su central «a la igualdad entre todas las personas». Una llamada en la que García incluyó a «toda la clase trabajadora» a cuantos actos están convocados para la jornada y «visibilicen y luchen por acabar con la discriminación que sufrimos las mujeres en todos los ámbitos».

Los portavoces de CCOO y UGT coincidieron en otro afán: que la reivindicación concentrada mañana en favor de la igualdad de las mujeres no se agote ahí, sino que se produzca una «presión permanente» hasta que se implementen las medidas precisas para lograrlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos