Catorce ayuntamientos, ocho del PP, se adhieren al manifiesto contra el desvío de camiones por la AP-68

Camiones circulando en la AP-68 en uno de los primeros días de desvío obligatorio por la autopista. :: / María Félez

Los firmantes rechazan la restricción del tráfico por la N-232 porque trasladan el peligro a otras vías y sus municipios corren riesgo de aislamiento

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

La Plataforma de afectados por el desvío obligatorio de camiones a la AP-68, constituida formalmente el pasado mes de enero, ha recibido el apoyo de catorce ayuntamientos, ocho de ellos gobernados por el PP, firmando un manifiesto en el que «anteponen la seguridad vial en todas las carreteras», pero se oponen rotundamente a la restricción de ciertos vehículos por la N-232 y la N-124.

Se trata de los consistorios de Alfaro, Ausejo, Briones, Cenicero, El Villar de Arnedo, Rincón de Soto, Tudelilla (todos del PP), Alcanadre, San Asensio, Hormilleja y Uruñuela, en La Rioja, además de los alaveses Elciego, Zambrana y Baños de Ebro (éste último también Popular).

Los firmantes, según una nota de la Plataforma, coinciden en que la prohibición para la circulación del tráfico pesado por la N-232 en todo el tramo riojano y su desvío por la autopista ha provocado que los transportistas, para evitar el pago del peaje que incrementan sus costes, utilicen como vía alternativa la carretera que discurre paralela al Ebro por territorio navarro y alavés, «favoreciendo nuevamente a los municipios de esas comunidades».

Según la plataforma, muchos municipios les habrían trasladado su apoyo verbalmente

Rechazan de plano el desvío porque «lejos de mejorar la siniestralidad -dicen- han trasladado la problemática y la peligrosidad a otras vías» y en este sentido se habría expresado la población navarra de Tudela, que ha visto cómo se ha incrementado siniestralidad y la densidad de tráfico pesado en las vías N-121C y NA-134.

Los firmantes lamentan las consecuencias de la puesta en marcha de esta medida para muchos conductores residentes en esos municipios, «a los que se les impide que puedan acudir a sus domicilios aprovechando los tiempos de descanso obligatorios, o hacerlo en los establecimientos existentes a pie de la carretera N-232», algo que, a su entender, va en detrimento de la conciliación de la vida familiar y laboral.

Finalmente, muestran su preocupación por el aislamiento que estas medidas provocan en sus territorios, la pérdida de atractivo para el establecimiento de nuevas empresas y en última instancia la pérdida de habitantes, «lo que en ningún caso ayuda a mitigar el despoblamiento que desde hace años sufren las zonas rurales».

Además de los firmantes del manifiesto, según la Plataforma, muchos ayuntamientos les han mostrado su apoyo pero no los han rubricado para «evitar confrontaciones con el Gobierno regional», aseguran. No obstante, este colectivo ha constatado que el sentir general de las localidades con las que han contactado es que esta actuación no viene a resolver el déficit de vías rápidas estatales para el tráfico por carretera en La Rioja, ni a resolver la seguridad vial en las carreteras, «sino a generar más conflictos y perjuicios a la población».

Por este motivo, instan a los gobiernos central y autonómico a implantar iniciativas verdaderamente eficientes, como la aplicación temporal del desvío a la AP-68 obligatorio para vehículos pesados de cuatro o más ejes sólo en tránsito -hasta que la autopista se libere- y se ejecuten las salidas necesarias para dar servicio al conjunto de la población de La Rioja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos