Las casualidades de la Nacional 232

Estado en que quedó uno de los vehículos accidentados en la 232. :: s.t./
Estado en que quedó uno de los vehículos accidentados en la 232. :: s.t.

Carreteras descarta que el estado de la vía influyera en los tres siniestros registrados en menos de 24 horas en 4 kilómetros

L.J.R. LOGROÑO.

En ocasiones es el puro azar el responsable de que en un pequeño tramo de la N-232 se registren tres accidentes, uno de ellos grave, en menos de 24 horas. Es lo que sucedió entre las 8.46 horas del lunes y las 3.55 horas de la madrugada del martes entre los puntos kilométricos 432,350 y 436,05 de la 232, la carretera más trágica de La Rioja.

Ni el trazado de la vía es especialmente complicado -de hecho a su paso por el casco urbano de Torremontalbo la velocidad está limitada a 50 kilómetros por hora- ni influyeron fenómenos meteorológicos ni la propia carretera se encontraba en mal estado ni hubo relación alguna entre unos y otros siniestros. Esas fueron, según informó la Delegación del Gobierno, las conclusiones de los responsables de Demarcación de Carreteras del Estado en La Rioja, que exoneraron de responsabilidad a la propia vía.

Por orden cronológico, el primer accidente se registró en el punto kilométrico 436,05, en el término municipal de San Asensio, en una amplia recta con buena visibilidad. La invasión del carril contrario por uno de los vehículos causó el siniestro que dejó dos heridos de carácter leve.

También la invasión del carril contrario provocó el choque de un camión y un turismo entre el puente sobre el Iregua de Torremontalbo y el casco urbano. Un joven de 18 años resultó herido grave y fue trasladado a Vitoria en donde ayer permanecía ingresado con pronóstico reservado.

El último de los accidentes se registró a apenas 300 metros del anterior. Un joven de 28 años se salió de la vía a las 3.55 horas de la madrugada de ayer. Fue trasladado hasta el servicio de Urgencias del San Pedro de Logroño.

Fotos

Vídeos