Las campañas y la ley antitabaco reducen a la mitad las ventas de cigarrillos en 10 años

Los riojanos compraron el pasado año 'solo' 15,9 millones de cajetillas de cigarrillos frente a los 27,8 del 2008, pero aún 1 de cada 3 se confiesa fumador diario

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA LOGROÑO.

Menos ventas de cigarrillos, pero con un tercio de la población riojana aún 'enganchada' a diario al humo y a la nicotina.

Legal, accesible, al alcance casi de cualquier bolsillo y no mal visto durante siglos por la sociedad... El armamento del tabaco, que además aporta ingentes cantidades de dinero a potentes multinacionales y a los distintos estados, es contundente y sobre él asienta esta adictiva sustancia el combate para evitar o al menos retrasar su derrota en la guerra declarada por España (lo mismo que la mayor parte de países de la Unión Europea y Estados unidos) hace poco más de una década con la puesta en marcha de una legislación cada vez más restrictiva y el bombardeo de campañas publicitarias, educativas y de concienciación sobre las terribles consecuencias de este nocivo hábito.

La batalla será larga y no se puede bajar la guardia, aunque, a menudo, solo nos acordemos en jornadas como la de hoy, 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, una efemérides que la OMS y sus asociados conmemoran cada año para alertar de los riesgos asociados tanto para la salud como en otros ámbitos y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo.

Aunque no a la velocidad que recomiendan, sobre todo, las autoridades sanitarias, los resultados parece que llegan. Así lo indican al menos algunos de los únicos indicadores concretos de los que se pueden consultar, el principal el registro estadístico del Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT), el organismo público dependiente del Ministerio de Hacienda y Función Pública. Sus datos sobre la comercialización dejan poco lugar a dudas: las ventas de cigarrillos en La Rioja (lo mismo que en el resto del país) se han desplomado desde el año 2008 ejercicio tras ejercicio, hasta caer desde las 27.875.188 cajetillas de 20 unidades de ese año hasta las 15.951.284 vendidas en la región en el pasado 2017, lo que pese a todo supone toda una barbaridad: 319 millones de pitillos en una comunidad de unos 240.000 habitantes mayores de edad; es decir, más de 1.329 cigarrillos por persona y año.

Menos compras y fumadores

El mercado del tabaco parece consumirse en La Rioja poco a poco y ahora ya sí, sin matices, ya que el descenso de la venta de cigarrillos ha empezado a ir acompañado también de una considerable bajada en el sector de la picadura de liar al que muchos fumadores se mudaron en los peores años de la crisis económica. Los 4.643 kilos de este producto vendidos en La Rioja en el 2008 fueron creciendo año tras años hasta tocar el techo en el 2013, con 33,8 toneladas, pero a partir este mercado ha empezado también a despeñarse: 30.792 en el 2014, 29.056 en el 2016 y 27.359 kilos de tabaco para liar el pasado año. También los puros notan las restricciones impuestas por la legislación al pasar de los 27,7 millones de unidades vendidos en la comunidad en el 2013 a los 25,5 del 2017.

Datos para el optimismo moderado de los adversarios del tabaco que saben que todavía queda mucho por hacer, según acreditan algunos estudios y encuestas. La Encuesta Edades 2015 del Observatorio Riojano sobre Drogas (último dato disponible) reflejaba que todavía uno de cada tres riojanos (30,9%) de entre 15 y 64 años confiesan ser consumidores diarios de tabaco, lo que mejora el informe anterior, el correspondiente al 2013, en el que la cifra de fumadores diarios ascendía al 36,4% de los consultados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos